Involucran a Julio De Vido en escándalo de corrupción de Petrobras

Un arrepentido dijo que el ex ministro de Planificación y Roberto Dromi participaron de maniobras. También involucró a Electroingeniería, de empresarios K.
Sábado 19 de diciembre de 2015
Un arrepentido brasileño del escándalo de sobornos ligados a Petrobras se comprometió a entregar a la justicia de su país detalles de un esquema de corrupción que involucraría a la empresa Electroingeniería, de empresarios amigos del kirchnerismo, al ex ministro Julio de Vido y al ex ministro menemista Roberto Dromi, en la adquisición de Transener en 2006.

El lobbista Fernando Soares, o Fernando Baiano, uno de los arrepentidos en el caso que investiga coimas millonarias en Brasil, avanzó detalles de la operación que en aquel año culminó con la compra de las acciones que Petrobras tenía en Transener, la mayor compañía de transporte de energía eléctrica de la Argentina.

El arrepentido indicó que hubo una operación para impedir la venta de la empresa Transener, que pertenecía a Petrobras, a un grupo empresarial norteamericano. El objetivo era que fuera a parar a manos de empresarios argentinos también interesados en la compañía.

Baiano dijo que en 2006 y 2007 fue contactado por Jorge Luz, "un lobbista brasileño representante de Electroingeniería, interesada en adquirir Transener", según declaraciones al diario Folha de S. Paulo.

Pero la venta ya estaba pactada con una companía americana así que "se inició una ofensiva para evitarlo", en una decisión que dependía del aval del gobierno argentino.

Así, "Luz, Baiano y Roberto Dromi trazaron una estrategia dirigida a que el gobierno argentino no apruebe la venta, más específicamente, el ministro Julio de Vido", señaló el arrepentido.

Finalmente en 2007 Petrobras vendió su participación accionaria a Transener, por u$s 54 millones.

Los compradores fueron Enarsa y la privada Electroingeniería. El lobbista admitió que él y Néstor Cerveró, director internacional de Petrobras, recibieron cada uno u$s300.000 por la operación.

En tanto, Luz se ocupó de "los pagos a los políticos, aunque no supo los valores". No especificó si los argentinos habían recibido pagos.

Electroingeniería es propiedad de Gerardo Ferreyra, vinculado con De Vido y sobre todo con el ex secretario Legal, Carlos Zannini.

Ferreyra, cordobés, era del ERP y estuvo preso 9 años. La empresa nació en Córdoba como una fábrica de tableros eléctricos. Comenzó a crecer a fines de los 80 y dio el gran salto desde 2000 al ganar varios contratos de obras públicas y líneas de transmisión.

Aunque Ferreyra siempre negó haber sido favorecido por el kirchnerismo, para 2006, poco antes de adquirir Transener, facturaba u$s110 millones.

Sobre la compra de Transener, en asociación de Electroingeniería con Enarsa -una criatura ideada por De Vido- Ferreyra indicó en aquel momento que "era la mejor opción para evitar que la transportista caiga en manos de un fondo del exterior. Con esta alianza esperamos ser los pioneros en el nuevo modelo de asociación pública-privada que se viene para la operación de los servicios estratégicos", consigna Clarín.

La denuncia del arrepentido se inscribe en la "Lava Jato" ("Operación Lavado de Autos"), sobre sobornos entre compañías de ingeniería y Petrobras entre 2003 y 2014.