El escándalo de coimas en Brasil complica la operación de Mindlin

El escándalo de Petrobras que sacude Brasil le está complicando la compra de la filial argentina de la petrolera al titular de Pampa Energía.
Sábado 19 de diciembre de 2015

Es que uno de los arrepentidos en el caso, Fernando Baiano, acusó a Julio de Vido de haber entorpecido el ingreso de una empresa estadounidense a Transener, en favor de jugadores locales, durante el gobierno de Néstor Kirchner.

Según Baiano, el ex titular de Planificación operó junto con el ex ministro menemista Roberto Dromi para evitar que un grupo norteamericano se hiciera con el control de las acciones de Transener que en ese momento tenía Petrobras.

Tal como reveló el diario Folha de Sao Paulo, en 2006 y 2007 el arrepentido fue contactado por Jorge Luz, "un lobbysta brasileño representante de Electroingeniería”, la empresa de Gerardo Ferreyra, un hombre ligado al ex secretario Legal y Técnico, Carlos Zannini.

Dromi, Luz y De Vido lanzaron una estrategia para que el gobierno nacional no apruebe esa operación, confesó Baiano.

Finalmente en 2007 Petrobras vendió su participación accionaria en Transener -bajo la sociedad Citelec- por u$s 54 millones. Los compradores fueron Enarsa y las privadas Electroingeniería y Pampa Holding de Marcelo Mindlin, el concesionario de Edenor, que ahora quiere quedarse con los activos que le quedan a la petrolera brasileña en el país.

Baiano admitió en el marco de la causa Lava Jato -que lleva adelante el juez Sérgio Moro y tiene al gobierno de Dilma Rouseff contra las cuerdas-, que él y Néstor Cerveró, director internacional de Petrobras, recibieron cada uno u$s 300 mil por la operación, mientras que Luz se ocupó de "los pagos a los políticos, aunque no supo los valores".

Esta tarde, De Vido salió al cruce de la nota publicada en el diario brasileño. El actual diputado defendió argumentando que en realidad buscaron “impedir que la columna vertebral del sistema energético quedara en manos de un fondo buitre con domicilio incierto y nula experiencia”.

El ex ministro se despachó con una serie de tuits en donde destacó que con esta jugada “pudimos defender el interés nacional y evitamos la extranjerización de Transener”. Además, negó conocer a Luz y Baiano: " Nunca los vi en mi vida ni sé que gestiones pudieron haber realizado".

Como al pasar, De Vido mencionó que Pampa Energía es una de las empresas que actualmente controla la mayor distribuidora de electricidad de la Argentina.

“Para que se concrete el ingreso de las empresas nacionales Pampa Energía y Electroingeniería, la única condición que pusimos fue una parte del paquete accionario quede para la empresa estatal ENARSA. Finalmente, ENARSA, es decir la empresa energética que es de todos los argentinos, se quedó con el 23 por ciento de las acciones”, deslizó el ex ministro.