La mayoría de los hombres está satisfecho con los implantes de pene

Lunes 28 de diciembre de 2015

Los hombres con prótesis de pene dicen obtener beneficios sexuales, psicológicos y sociales, según revela una encuesta pequeña de Portugal.

El implante de prótesis de pene (IPP) es un tratamiento quirúrgico común para los hombres con disfunción eréctil (DE) que no responden a las terapias de primera y segunda línea.

El equipo de la doctora Ana Carvalheira, del Instituto Universitario de Lisboa, usó una entrevista telefónica estructurada para conocer el nivel de satisfacción y los motivos de satisfacción e insatisfacción con el IPP en 47 hombres con DE y 53 cirugías de IPP en el período 2003-2012.

El 62 por ciento estaba "muy satisfecho" y el 17 por ciento estaba "satisfecho" con el IPP, mientras que el 4 por ciento estaba "algo insatisfecho" y el 11 por ciento estaba "muy insatisfecho", según publica el equipo en Journal of Sexual Medicine.

Los motivos de satisfacción citados fueron la recuperación de la función eréctil, la satisfacción sexual y la penetración vaginal; el aumento de la autoestima, la autoconfianza y la imagen personal; las relaciones interpersonales y el placer de la pareja. Algunos citaron una mejoría de la función urinaria.

Los que estaban insatisfechos con el implante lo atribuyeron a la disminución del tamaño del pene, las expectativas incumplidas, la imposibilidad de tener relaciones sexuales, la eyaculación artificial/no natural o retrasada, los problemas con el dispositivo y motivos de pareja.

El 68 por ciento de los hombres aceptaron la cirugía apenas sus médicos lo propusieron, mientras que el 15 por ciento esperó un mes, el 6 por ciento aceptó al año, el 6 por ciento entre uno y tres años, y el 4 por ciento esperó más de tres años.

El 19 por ciento no le comentó a su pareja que se haría la cirugía y el 9 por ciento de las parejas que sí lo supo no apoyó la decisión.

.

El 15 por ciento de los hombres consideró que el precio de la cirugía era justo y el resto estuvo dividido casi por igual entre los que lo consideraron alto o muy alto y los que tenían un seguro que cubrió la intervención.

"El nivel de satisfacción con el IPP es muy alto, por lo tanto es un tratamiento de la DE con un impacto positivo en la experiencia sexual, psicológica y social de los hombres", finalizan los autores.