Salí de la cama y probá nuevos lugares para tener sexo

Miércoles 30 de diciembre de 2015
En estas épocas, por alguna razón, queremos cosas para salir de la rutina. Es el momento de hacernos promesas y propósitos de Año Nuevo que nos sentimos muy dispuestos a cumplir.

Lo mismo ocurre con el sexo. Nos da por sentirnos más abiertos y dispuestos a intentar algo diferente y arriesgado; todo sea por cerrar el año atrevidamente.

Algo que se vuelve hasta conversación de café con las amigas es ¿qué es lo más extraño o el lugar más raro y/o atrevido donde lo has hecho?

Pues bien, para que la próxima vez no se queden callada y sorprendan a todas, aquí les comparto algunos sitios –de lo más romántico a lo más atrevido- para tener nuevas anécdotas qué contar.


- La playa más que un clásico es todo un cliché. Si alguna vez lo has hecho sabrás que el sexo y la arena, terminan siendo todo menos romántico, pero sin duda tiene su atractivo. ¿Recomendación? Lleva una toalla grande, para mantenerte –relativamente- libre de arena.

- El coche es otro de los grandes clásicos. Cuando somos estudiantes es más por necesidad que por capricho, pero se vale retomarlo ya entrada en años. Nada como recordar viejos y alocados tiempos. ¿Recomendación? Escoge un lugar seguro y de preferencia con una vista que valga la pena y le aporte algo al momento. Eso sí ¡cuidado con los mirones!

- El ascensor. Este necesita algo más de prepación e incluso de suerte ya que la mayoría de los ascensores tiene cámaras de seguridad. ¿Recomendación? Planearlo bien, ir con vestimenta holgada –no hay que perder tiempo- y llevar algún tipo de abrigo largo para poderte ocultar (por cualquier cosa).

- La chimenea. No importa lo cursi que suene, delante del fuego es fácil enamorarse. ¿Recomendación? Cuidado con el fuego a la hora del arrebato carnal, no queremos que te acerques más de la cuenta y la escapada romántica termine abruptamente.

- Sexo sobre la lavadora. ¿Lo mágico de esto? Convertir algo tan común en un lugar sexoso y sólo para ustedes. ¿Recomendación? Cuidado con el equilibrio al momento que empiece a vibrar, no queremos que pierdas el equilibrio y la concentración.

- La cabina fotográfica. Haz uso de toda tu imaginación para dejar al descubierto lo que quieres que salga en las fotos. El premio: una serie de imágenes que inmortalizarán el momento.

Finalmente, ¿alguna vez te has preguntado cómo será tener un encuentro en un estudio de Pilates? Yo sé, puede parecerse más un aparato de tortura que el lugar pefecto para dejarte llevar por la pasión. Pero, piénsalo, ahí está el 'barril' ese que sirve para los estiramientos y te deja arqueada hacia atrás con las piernas sujetas... ¡sólo existe una razón que justifique esa posición!