“Estabilidad de precios y monetaria”, objetivos del BCRA

"Las medidas y políticas se enfocarán en garantizar el descenso paulatino de la inflación doméstica”, afirman.
Jueves 31 de diciembre de 2015

El Banco Central aseguró hoy que para 2016 "el objetivo prioritario consistirá en buscar la estabilidad de precios en la economía argentina" y afirmó que "la misión primordial será velar por la estabilidad monetaria".

"Las medidas y políticas se enfocarán en garantizar el descenso paulatino de la inflación doméstica. La estabilidad de preciosserá la meta de mayor jerarquía entre los objetivos de este Banco Central", indicó.

La entidad que conduce Federico Sturzenegger publicó este jueves el documento "Objetivos y planes respecto del desarrollo de la política monetaria, cambiaria, financiera y crediticia para el año 2016", en cumplimiento de lo dispuesto por la Carta Orgánica.

Allí, consideró que "en lo que respecta específicamente a la política cambiaria, implementará un régimen de flotación del tipo de cambio".

Sostuvo que este mecanismo "permite un necesario grado de flexibilidad para afrontar shocks originados en contextos internacionales adversos, reservándose la posibilidad de evitar, con instrumentos monetarios, una volatilidad excesiva de la nominalidad de la economía".

En la actualidad se estima que los depósitos del sector privado alcanzarían 15% del PIB, en tanto que el crédito canalizado por el conjunto de entidades financieras representaría menos de 13%, muy por debajo de niveles alcanzados por otras economías, incluso de la región.

"En diciembre de 2015 se incorporaron un conjunto de medidas que acompañaron las modificaciones normativas referidas al mercado cambiario y que apuntan a volver a dotar al sector de capacidad de crecimiento", señaló.

En particular, se procedió a la eliminación de los límites sobre las tasas de interés tanto en las operaciones de crédito como en las de depósitos e inversiones a plazo.

"La prioridad absoluta en obtener, en un plazo razonable, una moneda con poder de compra estable implicará dejar de lado objetivos que han sido característicos del manejo monetariodel país, enfocado tradicionalmente en el valor externo de la moneda, es decir, en el tipo de cambio", explicó la entidad.

Por el contrario, señaló que "para obtener un gradual descenso en la tasa de inflación es imprescindible la flotación cambiaria, lo cual permite además comenzar a disociar las dinámicas de precios domésticos respecto de la evolución del tipo de cambio".

Para 2016 se estima una expansión de la actividad económica global de 3,1%, superando en 0,3 puntos porcentuales (p.p.) el crecimiento que se registraría durante 2015, estimó la entidad.

Agregó que "los países emergentes explicarían en mayor medida la aceleración de la expansión económica con un crecimiento previsto cercano a 4,7%".

En tanto, los países avanzados sostendrán la dinámica actual, previéndose que el nivel de actividad aumente 2,1% durante 2016.

El BCRA consideró que "los principales socios comerciales de Argentina crecerían 1,7% en 2016, implicando un ritmo superior al de 2015 (1,1%)".

Brasil volvería a evidenciar una contracción de su PIB (-2,8%), aunque ese desempeño implicaría un recorte de su tasa de caída respecto de 2015, cuando el nivel de actividad habría disminuido cerca de 3,7%.

Por su parte, China tendría una ligera desaceleración y los Estados Unidos seguirían evidenciando un mejor desempeño en relación a otras economías desarrolladas al preverse una expansión para este país de 2,5% (similar a la de 2015).

"Hacia diciembre de 2015, el país llevaba varios años de crecimiento económico bajo o nulo; una inflación persistente por encima del 25% ya desde el año 2007; un desequilibrio fiscal récord, financiado en parte por el Banco Central; un sistema de tipos de cambio múltiple que penalizaba la generación de divisas de exportación", indicó.