El Gobierno apuesta a “deskirchnerizar” el predio ex ESMA

El secretario de Derechos Humanos de la Nacíon, Claudio Avruj, destacó la "muy buena onda" de Estela de Carlotto pero criticó la nula predisposición de Hebe de Bonafini.
Domingo 3 de enero de 2015
La construcción edilicia, el parque que la rodea, el lugar, todo es lo mismo, pero con una pequeña diferencia: tener una ESMA sin resabios del kirchnerismo y bajo el estilo "Cambiemos". Para eso, ya se puso en marcha la nueva imagen de la ex Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA).

Para algunos funcionarios del actual Gobierno, se trata de una especie de "deskirchnerización" de los derechos humanos, dejando atrás lo más oscuro de la década del 70 para lograr tener un espacio "que debemos hacer crecer y desarrollar", según explica el secretario de Derechos Humanos, Claudio Avruj.

Avruj acordó con el ministro de Justicia, Germán Garavano, y con el propio Presidente Macri trabajar en conjunto con los organismos de derechos humanos pero ahora desde otra perspectiva. Y así lo detalla Avruj: "Más allá de la interpretación kirchnerista de los derechos humanos, buena parte de la cual la sociedad ya incorporó, queremos convertir a la ESMA en un verdadero campus de derechos humanos, y trabajar una agenda amplia en relación a esos derechos. Hay que democratizar el lugar en su relación con la gente".

En primer lugar, vale aclarar que habrá una continuidad del trabajo de Madres y Abuelas de Plaza de Mayo, H.I.J.O.S. y otras organizaciones de las cuales el kirchnerismo tenía una relación muy aceitada, pero ahora el Gobierno ya invitó a otras organizaciones como Unicef, la ONU y el Inadi para que muden sus oficinas a la ex ESMA. También se sumarían organismo que defienden el derecho a la diversidad sexual y al Instituto Nacional de Asuntos Indígenas.

El secretario de Derechos Humanos destacó la "muy buena onda" de Estela de Carlotto pero criticó la nula predisposición de Hebe de Bonafini: "Al margen de la buena o mala onda, hay que entender que la mayoría está haciendo un verdadero duelo: ninguno de ellos pensó que Daniel Scioli podía perder las elecciones".

En cuanto a las 1200 personas que trabajan en el lugar, el ministro de Modernización Andrés Ibarra aclaró el mismo procedimiento que en las demás carteras, donde a priori todos van a seguir trabajando pero habrá una revisión de los contratos para determinar quiénes trabajan y quiénes no trabajan.