Siete cosas que las mujeres odian a la hora del sexo

Jueves 7 de enero de 2016
Hay algunas cosas que las mujeres odian mucho hacer a la hora de la intimidad con su pareja, las más frecuentes son unas siete.

Podríamos hacer una lista larguísima con todo lo que nos gusta del sexo, pero en esta ocasión (y para hacer conciencia), preferimos hacer una lista de lo que a veces callamos las mujeres en la cama

1- Dormirse después del sexo: Nadie dice que esto sea un maratón. Obviamente uno se cansa, pero no hay nada peor que un hombre que, después de llegar al orgasmo, se duerme sin decir nada a cambio. La situación empeora si él alcanzó el clímax y ella no.

2- Exigir sexo oral, pero evitar darlo: No existe una ley (por ahora) que nos obligue a dar sexo oral. Es más, tampoco existe una regla que mantenga que es un requerimiento necesario para acostarse con alguien. Pero es más que obvio que si ella está dispuesta, mínimo su pareja debería considerarlo.

3- No querer usar condón: ¿Le importa más su placer que la salud de su pareja? Ni siquiera sabemos qué más poner en este punto: si un hombre se rehúsa a protegerse, imaginamos que se hizo la vasectomía o sabe que su chica se está protegiendo de otra forma (y aún así es un poco arriesgado). De otra forma, ¿está esperando un milagro? Porque los bebés y las ETS no salen de la nada.

4- No reírse en los momentos divertidos: A veces harán sonidos raros, se resbalarán, saldrá mal una posición o harán todo un desastre con el lubricante. Cualquier cosa puede suceder y no hay nada mejor que reírse de eso momentos para sobrellevar la vergüenza. Después de todo el sexo puede disfrutarse de muchísimas formas.

5- Fingir orgasmos: No hay nada peor que fingir un orgasmo. Primero que nada, porque quiere decir que no llegaste al clímax, en segunda, porque al parecer no puedes ser honesto y en tercero, pero no menos importante: porque les quitas las ganas de seguirlo intentando.

6- No limpiarse apropiadamente: Es normal que las mujeres quieran ir al baño después del sexo, pero es algo que ampliamente le recomendamos a los hombres también. No tanto para que puedan desahogar el cuerpo, sino para que se limpien. La higiene es óptima en este tipo de encuentros, pero en este caso nos interesa más la comodidad para que puedan abrazarse o acurrucarse.

7- No escuchar: Si a alguien no le gusta algo, deténganse. Si uno de ustedes se ve incómodo, deténganse. Si su cuerpo está tenso, paren. Si hay algo que arruina cualquier encuentro sexual, es asumir que sabes cómo manejar el placer de la otra persona, a pesar de los gestos de incomodidad o dolor que está expresando. No hay dioses en la tierra, todos cometemos errores, pero para tener buen sexo, hay que saber comunicarse.