Brasil: Industria volvió a caer y acumula seis meses en baja

La producción bajó 2,4% en noviembre frente a octubre y 12% interanual. El sector automotriz y el minero, afectado por un paro en Petrobras, fueron los que más cayeron.
Viernes 8 de enero de 2016
La producción industrial de Brasil cayó mucho más de lo previsto en noviembre, lo que se sumó a señales de que la recesión por la que atraviesa la mayor economía de América Latina podría ser la peor alguna vez registrada.

La producción industrial de Brasil bajó 2,4% en noviembre frente a octubre tras ajustes por estacionalidad, informó ayer el estatal Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE). El mercado proyectaba un descenso de 0,95%, según el promedio de estimaciones entre economistas.

La caída fue la más pronunciada desde diciembre de 2013 y se sintió en varios grupos industriales, principalmente entre productores de bienes duraderos como automóviles y bienes intermedios usados en las industrias minera y petrolera, dijo el IBGE.

La producción minera y petrolera resultaron muy afectadas por el colapso de una enorme represa en Mariana, en el estado de Minas Gerais, y por la mayor huelga en 20 años en la petrolera con participación estatal Petrobras, afirmó el IBGE.

En tanto, la producción industrial brasileña retrocedió un 12,4% interanual en noviembre, la mayor caída en más de cinco años. La producción cayó en 14 de 24 segmentos industriales sobre una base mensual. Las manufacturas de Brasil ya han perdido todas sus ganancias desde 2009 mientras la economía se encamina a su segundo año seguido de contracción. Más de 1,5 millones de personas perdieron sus empleos, lo que se tradujo en menor consumo.

Brasil enfrenta una grave recesión y, según las últimas proyecciones, terminó 2015 con una contracción económica de 3,71%, una inflación de 10,72 % y un déficit récord en sus cuentas públicas. Ayer, en un desayuno con periodistas, la presidenta del país, Dilma Rousseff, evitó dar pronósticos de PBI para este año pero se comprometió en alcanzar un reequilibrio fiscal este año y el control de la inflación como herramientas para retomar la senda del crecimiento. "No hay conejo en la galera para enfrentar la actual situación. Necesitamos una estabilidad macroeconómica, que supone tanto reequilibrio fiscal como control de la inflación, para volver a crecer", afirmó la mandataria.