“Mi hermano está dispuesto a matar”, advirtió Lanatta

"Busquen a mis compañeros... están en el campo y se van a morir", manifestó mirando a un jefe policial, con el desgaste físico que se evidenciaba tras las casi dos semanas de fuga.
Domingo 10 de enero de 2016
Martín Lanatta, el condenado del triple crimen de General Rodríguez que ayer cayó tras 13 días, se mostraba abatido, con la mirada perdida, el rostro lleno de sangre. Minutos después de ser recapturado por las fuerzas de Seguridad de Santa Fe, rompió el silencio y a cuentagotas dejó algunas frases preocupantes.

"Mi hermano está dispuesto a matar, los dos están dipuesto a todo, tengan cuidado", soltó. Lanatta se negó a decir con qué rumbo huían Christian y Víctor Schillaci.

Los Lanatta y Schillaci tenían resuelto enfrentarse si los que los buscaban eran hasta el doble de ellos. Es decir, si menos de 10 efectivos de Seguridad aparecían tras sus pasos iban a responder atacando, a los tiros. "Rodéense bien", acotó antes de ser trasladado al penal de máxima seguridad de Ezeiza.

Según publica el diario El Litoral, de Santa Fe, Lanatta se mostraba como una fiera encerrada minutos después de su captura, en el calabozo donde fue retratado con sangre en la cara, pantalones cortos y una camisa entreabierta. "Busquen a mis compañeros... están en el campo y se van a morir", manifestó mirando a un jefe policial, con el desgaste físico que se evidenciaba tras las casi dos semanas de fuga.