Nisman volvió al país porque temía que Gils Carbó lo echara

Así lo confirmó en la causa la ex secretaria letrada del fiscal Nisman, Soledad Castro, ante la jueza Fabiana Palmaghini.
Lunes 18 de enero de 2016

El fiscal Alberto Nisman programó de antemano su viaje a Europa del año pasado con su hija con una interrupción de una semana porque “tenía información” que la Procuradora General de la Nación, Alejandra Gils Carbó, iba a echarlo, intervenirlo o nombrarle un fiscal adjunto en la Unidad Especial AMIA.

Así lo confirmó en la causa la ex secretaria letrada del fiscal Nisman, Soledad Castro, ante la jueza Fabiana Palmaghini.

Nisman averiguó en la Procuración que Gils Carbó –alineada con la política judicial de Cristina Kirchner- regresaba de vacaciones el 12 de enero del 2015 y por eso preparó un viaje que incluía un retorno de una semana a Buenos Aires con un regreso posterior a París para completar un mes de vacaciones con su hija que cumplía 15 años.


En enero del año pasado, Cristina insinuó que Nisman había regresado de Europa por una orden del ex director General de Operaciones de la SIDE, Antonio Stiuso, para conspirar en su contra. Pero la verdad es otra.


Además, antes de la Navidad del 2014, Cristina Kirchner había convocado a una reunión a la cúpula de la AMIA y la DAIA en la Casa Rosada en la cual, Nisman estaba convencido, la presidenta iba adelantarles la remoción del fiscal de la AMIA, quien se oponía al Memorándum de Entendimiento con Irán.

Pero el encuentro se suspendió porque Cristina se dobló un tobillo en Río Gallegos y no pudo volver a Buenos Aires a tiempo.