"Todo indica que Nisman estaba solo cuando murió"

Así lo aseguró el técnico informático Diego Lagomarsino, imputado en la causa por el fallecimiento del fiscal Alberto Nisman. Apuntó que "si se suicidó, hay que ver si lo hizo porque quiso o porque lo obligaron".
Lunes 18 de enero de 2016
El técnico informático Diego Lagomarsino, imputado en la causa por el fallecimiento del fiscal Alberto Nisman, sostuvo que "todo indica" que el funcionario judicial "estaba solo cuando murió", aunque apuntó que "si se suicidó, hay que ver si lo hizo porque quiso o porque lo obligaron".

"Si voy a la causa, en la que sinceramente no estoy del todo metido, aunque hablé muchas veces con los peritos, todo indica que Nisman estaba solo cuando murió", dijo y completó: "Uno empieza a escuchar cosas de afuera y eso se pone en duda. Pero, la verdad, no sé qué puede haber pasado. Y si se suicidó, hay que ver si lo hizo porque quiso o porque lo obligaron".

Lagomarsino, imputado por haberle prestado a Nisman el arma que terminó con su vida, cuestionó a la querella que encabeza la jueza Sandra Arroyo Salgado, ex esposa de Nisman, al señalar que lo acusan "porque no tienen nada", por lo que pidió que "en lugar de hablar en los medios, hablen en la causa".

"Que digan qué elemento les da para decir que yo tuve algo que ver", dijo, y señaló que Arroyo Salgado "no busca la verdad. Tengo que aprender a manejar que es una persona distinta y que se comporta así. Y debería aceptarla. Pero hay cosas que todavía no puedo, que me superan", añadió.

En una entrevista publicada hoy por la revista Diez Sudacas en el marco del aniversario de la muerte de Nisman, indicó que estaba al tanto de la denuncia del fiscal contra la entonces presidenta Cristina Fernández y otros funcionarios por "encubrimiento" en la causa AMIA, y reiteró que el fallecido funcionario judicial le dijo que con esa presentación se "llevaba puesta" a la ex mandataria.

Por otro lado, reconoció tener "pendiente" asistir al cementario a visitar los restos de Nisman, aunque lo consideró "imposible", tras lo cual agregó: "Hay otras cosas que me quedaron pendientes, como hablar con Arroyo Salgado. Yo no tengo ningún problema en hablar con ella. Con un escribano de por medio, para que después no diga que dije una cosa que no dije".

Asimismo, cuestionó a la ex presidenta Cristina Fernández al señalar que se "equivocó" al hacer alusión al vínculo que lo unía a Nisman, al remarcar: "Mis hijos son chicos y hay muchas cosas que no entienden, pero las hijas de Alberto son más grandes. Me dolió más por Iara que por mí. Que te digan que tu viejo era gay...".

En tanto, reconoció que "pensó" en suicidarse "en su momento", debido a que "es muy difícil superar ciertos ataques". "Si Arroyo Salgado no hubiera parado de pegarme, a lo mejor me liquidaba. Es muy difícil soportar todo eso. Dijeron que era puto, que le llevaba falopa, que era 'ñoqui'. Terminaron diciendo que yo no era un buen profesional, que la computadora era un colador", subrayó.

Por último, dijo que su "equipo" en la defensa está "comprometido" con la "verdad" de la causa, por lo que se demostrará que "no tiene nada que ver".

"Ojalá todos estuviéramos comprometidos con la verdad. La querella, seguro que no lo está. Que demuestren lo que dicen en los medios. Y, si no, le pido encarecidamente a Arroyo Salgado que cuando se demuestre que yo no tuve nada que ver, salga a los medios con el mismo énfasis a pedirle disculpas a mis hijos por las cosas que dijeron de su padre", concluyó.