Chubut: se incendia el Parque Nacional Los Alerces

Las llamas afectan la zona de la Intendencia en la Villa Futalaufquen hasta el sector del Cristo. Trabajan brigadas de la Subsecretaría de Bosques de la Provincia y de Parques Nacionales, Bomberos y otros.
Jueves 21 de enero de 2016

Un incendio de grandes dimensiones y que esta tarde había afectado más de 250 hectáreas del Parque Nacional Los Alerces, en el oeste de Chubut, donde trabajaban dos helicópteros, un avión hidrante, brigadistas y bomberos para tratar de contenerlo, aunque según fuentes de ese parque el fuego "está descontrolado y las condiciones climáticas no ayudan en absoluto".

El incendio se inició cerca de la zona de arroyo la Cascada, una zona de difícil acceso donde no hay caminos vehiculares y no está permitida la circulación, informó el Ministerio de Ambiente de la Nación en un comunicado.

Indicaron que las condiciones climáticas son "ideales" para que el incendio se propague, ya que se registra una jornada con 33 grados de temperatura, vientos y muy baja humedad.

Los voceros del parque precisaron que "el año pasado tuvimos un incendio en abril que quemó 1.300 hectáreas en un sector similar, que es sobre la ladera del Cordón Situación, este año se adelantó unos meses".

El fuego "se dirige a la localidad de Trevelin, aunque todavía está muy lejos y dentro del Parque Nacional", detallaron, y puntualizaron que "ya se dio aviso a los alrededor de 20 pobladores que residen en la zona para que estén atentos y eventualmente se trasladen a zonas seguras".

Los bosques de alerces que se encuentran y dan nombre al Parque Nacional se encuentran fuera de peligro ya que el fuego está localizado en una zona alejada.

En el combate trabajan más de 70 brigadistas del Servicio Nacional de Manejo del Fuego y ya hay cuatro familias evacuadas, informó el Ministerio de Ambiente.

Los brigadistas trabajan para circunscribir el fuego hacia la parte alta buscando zonas rocosas y se prevé que a la noche, al bajar la temperatura, comenzará a reducirse el índice de propagación.

En la zona, el viento sopla del noreste a más de 20 kilómetros por hora y hace que el fuego se desplace en esa dirección al tiempo que es combatido por dos helicópteros que tienen una capacidad de carga de 1.300 litros y dos aviones hidrantes de 3.500 litros.