Qué hacer y qué no en un trío sexual

Lunes 25 de enero de 2016
La idea de acostarse con tres personas puede ser tentadora, pero truculenta a la vez. Para jugarlo bien, confía en los qué hacer y qué no hacer de Hablemos de Sexo y Amor.

¿Qué hacer?

Estar seguros

Bueno, antes de saltar a la cama con otras dos personas, pregúntate si estás listo. ¿Cuáles son tus razones para hacer un trío? ¿Estás en una relación y buscas darle un poco de chispa a tu vida sexual? Si sí, ¿has considerado que traer una tercera persona al dormitorio podría terminar creando celos y poner peor las cosas? Por otro lado, si eres soltero/a, ¿has pensado cómo podría afectar la relación de los tres en el futuro? Sopesa todos los pros y contras.

Elegir con cuidado

Ya que estés seguro/a de tus motivos, piensa con quién lo quieres hacer. Si estás en una relación, elige alguien que no sea una amenaza para la relación y entienda la razón detrás de la aventura. Nunca lo intenten con la mejor amiga de la esposa ni con amigos cercanos. Podría ser doloroso ver a tu pareja poniéndole más atención a alguien a quien ambos conocen bien. Si eres soltero/a y buscas diversión, es importante encontrar a alguien que tenga las mismas intenciones..

Fijar algunos lineamientos

No olvides poner algunas reglas básicas. Hablen los tres y consideren todas las alternativas y posibilidades. Los tríos pueden ser muy demandantes ¡e incluso sucios! Si quieres, sugieran palabras o señas de seguridad para pedir una pausa o parar.

Mantener viva la comunicación

Sí, mantengan la plática sexy. ¡Hablarse durante el acto podría aumentar el placer! Está bien apartarse un momento y decir cosas sexys mientras observas a los otros gozar. Luego reintégrate lentamente y deja a otra persona decir una o dos palabras. Es importante que se comuniquen, no solo con palabras, sino también con gestos y movimientos.

Ser considerados

Siempre haz un esfuerzo consciente para dar oportunidad a cada uno. Lo bello de un trío tiene que ver con la lentitud. El sexo apresurado podría arruinarle la experiencia a los tres. Durante el acto, recuerden hacer turnos y ¡darle a cada uno la oportunidad de guiar!

Sentir la confianza de decir no

No dudes en decir qué no a algo que te incomode. Tal vez sea abrumador y contra la corriente, pero es básico que no te sientas presionado/a a hacer algo para lo que no estás listo/a. Recuerda que el sexo, aún cuando lo tienes con una persona, es placentero sólo cuando es consentido.

¿Qué no hacer?

Engancharse

Crear cercanía emocional con uno de los participantes puede ser desastroso para un trío. No solo lo complicará, también podría ofender al tercero y hacerlo sentir excluido/a. Trata de repartir tu atención parejo. Seguramente no quieres que la noche termine en drama o aún peor, con lágrimas.

Tratar de resolver problemas de relación con un trío

Si tu relación está atravesando problemas y tu pareja deja caer la idea de incluir a un/a tercero/a para darle chispa, ¡no lo hagas! En tu cabeza puede parecer increíblemente sexy ver a tu pareja con otra persona, pero en realidad, puede empeorarlo todo para ti. Ni las parejas más liberales pueden evitar sentir celos.