¿Cuáles son los cambios que se implementarán en el Procrear?

El programa, que motorizó a la industria de la construcción, no realiza sorteos desde marzo de 2015 y el Gobierno actual no quiere continuarlo tal cual está planteado.
Martes 26 de enero de 2016

El Gobierno decidió reformular el programa Procrear para relanzarlo con cambios que dispondrán tasas similares a las del mercado financiero para quienes puedan pagarlas, según sus ingresos, y ofrecerá créditos para la compra de viviendas ya construidas.

El programa, que motorizó a la industria de la construcción, no realiza sorteos desde marzo de 2015 y el Gobierno actual no quiere continuarlo tal cual está planteado.

Una de las novedades, según las medidas en estudio, será la creación de una línea especial para compra de viviendas usadas o nuevas ya construidas.

Pero se revisará el esquema de tasas, sobre todo para evitar la aplicación de un subsidio a sectores que tengan capacidad de tomar el crédito a tasas de mercado, y se reformularía el sistema para fijar prioridades en el acceso.

El objetivo de la ANSeS es otorgar 100.000 préstamos al año, con una mayor diferenciación según el nivel socioeconómico de cada familia (tanto en la prioridad de acceso como en las tasas de interés aplicadas).

Esto último se haría para frenar el efecto de incremento de precios de los terrenos que se registró en varios puntos del país a partir de la mayor demanda para poder aplicar al crédito, informó el jefe de la ANSeS, Emilio Basavilbaso, en declaraciones al diario La Nación.

El funcionario también dijo que elevarán los montos tope de los préstamos, porque los actuales no permiten muchas veces terminar las obras encaradas por las familias que acceden a los préstamos de largo plazo.

"Nuestra apuesta es multiplicar el Procrear", sostuvo Basavilbaso, quien agregó que el relanzamiento será "lo antes posible" y procurando que el programa sea sustentable, es decir, que no le haga perder valor al fondo de garantía previsional frente a la inflación.

Basavilbaso señaló que, por ejemplo, se evitará subsidiar a quienes, por sus ingresos, podrían pagar una tasa de mercado: ahora, los créditos se otorgan con tasas que se diferencian según el nivel socioeconómico de cada familia.

Pero esas tasas tienen topes de entre 14 y 19 por ciento según el destino que se le da al dinero y la zona del país; para el Gobierno, esos topes están por debajo de la inflación anual, lo que lleva a hacerle perder valor real al fondo.

El funcionario comentó también que entre las alternativas en estudio está lograr la participación de bancos privados en el esquema de financiamiento y no descartó la aplicación del proyecto que tiene bajo análisis el Banco Central.

Se trata de un mecanismo para habilitar créditos hipotecarios sobre la base del uso de una unidad de cuenta que se ajuste periódicamente por un índice, en un esquema similar al que funciona en el mercado chileno.