El traslado de "Los Monos" no fue por castigo sino por su seguridad

Miércoles 27 de enero de 2016
Los dos cabecillas de la banda de Los Monos fueron trasladados a la Patagonia, alojados en dos cárceles federales, para seguridad y no para castigo de ellos.

En principio habría que prestar atención a los ambiguos argumentos a través de los cuales el Servicio Penitenciario de Santa Fe, literalmente se los sacó de encima a los dos presidiarios. Si era finalmente cierto que había peligro inminente de fuga, ello no sería nada menos que poner definitivamente en jaque la seguridad y la profesionalidad del sistema carcelario santafecino, y de ello nadie dijo nada.

En fin, habrá entonces otros presos posibilidades ciertas de fuga en la ciudad de Rosario, o ya se terminó el peligro?

Seguidamente se los trasladó a la Unidad Carcelaria de Ezeiza, donde permanecieron unos 10 días, para luego ser alojados en el sur del país.

La decisión es pertinente y adecuada, pero de ninguna manera constituye una solución global y definitiva del peligro de fuga.

En efecto las cárceles de la Patagonia son mas frías y están mas alejadas del área metropolitana de las grandes ciudades del país, pero de ninguna manera son mas seguras.

No es cierto que el peligro de fuga se haya esfumado por el solo hecho se hacer mil quinientos hacia el sur por la Ruta Nacional Nro. 3.

Mas bien se ha aumentado el riesgo de evasión carcelaria. Las posibles fugas están dadas en el trayecto que los prisioneros deberán hacer desde la cárcel hasta los Tribunales de Rosario, cuando un juez requiera de su comparendo. En el efecto, es mas posible una fuga durante un traslado que desde la cárcel misma. De la misma forma que es mas posible un accidente automovilístico en la calle que en el garage.

Es por eso que todos los presos deben estas alojados lo mas cerca posible de la oficina del juez que tiene el expediente. Salvo que le juez se traslade a la cárcel para tomarles declaración, escenario en el cual durante el trayecto el que corre peligro es el juez de ser asesinado.

Es necesario tener contacto directo con los problemas carcelarios para tomar decisiones válidas y confiables, para la seguridad carcelera y para el conjunto social.

Sin experiencia es difícil llevar adelante un sistema penitenciario adecuado. Aún, claro esta, cuando se obre de muy buena fe.

Hugo Lopez Carribero
Abogado penalista

.