Un narcopiloto fingió enfermedad para fugarse de prisión

Se trata de un joven boliviano que había sido detenido en Córdoba por transportar 440 kilos de marihuana. Lo beneficiaron con prisión domiciliaria por una supuesta infección en la piel y luego se fugó.
Viernes 29 de enero de 2016

El piloto, de nacionalidad boliviana, que cumplía prisión domiciliaria en Posadas por narcotráfico se fugó con la ayuda de sus padres y luego de fingir una enfermedad.

El protagonista del hecho fue identificado como Cristopher Andrei Cueto Lazcano, de 22 años, quien tiene orden captura de Interpol. Está acusado de "Contrabando Agravado de Estupefacientes, en calidad de autor" y la causa fue elevada a juicio.


Cristopher Andrei Cueto Lazcano - orden de captura de Interpol



El delincuente se encuentra prófugo de la Justicia desde noviembre del año pasado, tras concretar un plan que comenzó con un diagnóstico médico y continuó con la obtención del beneficio de prisión domiciliaria, además de la colaboración de sus padres.

El piloto boliviano había solicitado su excarcelación o prisión domiciliaria en reiteradas oportunidades, aduciendo una afección en la piel, hasta que en noviembre obtuvo la segunda opción judicial.

En total, Cuesto realizó ocho pedidos de excarcelación con distintos argumentos. Siete veces le denegaron la solicitud. Pero el octavo intento hizo que los jueces le pidieran una serie de informes médicos antes de resolver si correspondía beneficiarlo con la libertad.