Dilma intenta tapar la corrupción en Brasil con créditos y relato

Que Brasil atraviesa una grave crisis, no es novedad. Que la misma se profundiza día a día tampoco. Pero en las últimas horas, la sorpresa la dio la tan cuestionada presidenta de ese país, Dilma Rousseff, al reunir a un consejo de empresarios y sindicatos: la mandataria intenta tapar la corrupción con créditos... y también con relato.
Viernes 29 de enero de 2016
"Una crisis es muy dolorosa para ser desperdiciada. La coyuntura política exige de nosotros serenidad, disposición para el diálogo y la búsqueda de convergencias mínimas, sin las que nadie puede construir el consenso", resaltó la presidenta al inaugurar una nueva etapa de reuniones del llamado Consejo de Desarrollo Económico y Social.

El apodado conselhão, creado en 2003 por el antecesor y padrino político de Dilma, Luiz Inacio Lula da Silva, está compuesto de 90 personas, entre las cuales hay representantes de las principales compañías del país (Ambev, Vale, Itaú, TAM, Compañía Siderúrgica Nacional, BRF, Bradesco, etc.), de las centrales sindicales, académicos, escritores y hasta el reconocido actor Wagner Moura.

El grupo no se reunía desde junio de 2014, cuando Dilma comenzó su campaña por la reelección, que alcanzó por el margen más estrecho en la historia de Brasil.

Desde que inició su segundo mandato, la presidenta estuvo asediada por problemas económicos, en la base política de su gobierno, por el escándalo de corrupción en Petrobras, y a fin del año pasado quedó al borde del impeachment en el Congreso.