Intendente fue amenazado antes de asesinato de su esposa

La jueza que investiga el asesinato de la mujer del alcalde de La Calera dijo que el propio jefe comunal manifestó que hace veinte días recibió "amenazas graves" vinculadas a su actividad política.
Martes 2 de febrero de 2016
La jueza, Virginia Palacios Gonella, en la causa del crimen de Romina Aguilar, la esposa del intendente de La Calera, Diego Lorenzetti, no descartó que el asesinato tenga connotaciones de "persecución política". Lorenzetti denunció, ayer, ante la policía amenazas previas al crimen de su mujer.

Palacios Gonella se mostró cauta al explicar las medidas que se tomaron y reconoció que hubo un allanamiento, pero se excusó de dar mayores detalles.

"Tenemos información, lo que ustedes van a saber entender es que tenemos que ser acotados en la información que brindemos, para que la investigación tenga éxito. En este momento tenemos líneas de investigación en las cuales hay personas sospechosas", indicó la magistrada.

Luego agregó que "se está trabajando en varias líneas de investigación", y que "ninguna está descartada".

También señaló que Lorenzetti "declaró en la comisaría", ya que es allí donde se encuentra el sumario, y resaltó que "él supone que es por una cuestión de índole personal que atañe a su persona", pero sería una causa política y no por una deuda de juego, como se señaló en algún momento.

El jefe del Departamento Judicial, comisario inspector Pablo Álvarez, que acompañó a la jueza en la conferencia de prensa, indicó que Lorenzetti no hizo una declaración en sede policial, sino que fue "una denuncia" y que "aportó datos para la causa y está en plena etapa investigativa", en tanto reiteró que hay "varias líneas investigativas y todas son importantes", dijo.

"Dio unos datos importantes", puntualizó, y agregó que "se están haciendo las actuaciones de rigor".

La jueza Palacios, a su turno, apuntó que "como lo ha hecho público, esto lo puedo decir: ha manifestado que son causas de índole político. La muerte de su mujer respondería a una persecución de índole política".

"El dice que venía siendo amenazado, pero también será motivo de investigación, porque no tenemos constancias de denuncias anteriores", explicó.

La jueza reiteró: "Dice que ha recibido amenazas de índole telefónico, pero no ha formalizado denuncias" y agregó que aun no hay detenidos en la causa.

Posteriormente, el comisario Álvarez dio precisiones sobre la necropsia realizada al cuerpo de la mujer de 32 años y señaló que "fueron dos disparos, con varios orificios de entrada y salida de acuerdo a la trayectoria. "No sé si han sido profesionales, pero sí han sido disparos certeros", indicó el policía ante la consulta.

Según información periodística no confirmada oficialmente, se había utilizado una pistola calibre 45, pero la jueza se negó a dar cualquier tipo de precisión sobre el arma utilizada.

Al ser consultada si la víctima hizo alguna maniobra defensiva, indicó que "habría sido tomada por sorpresa".

También aportó que en la causa "han declarado familiares y han declarado amigas: gente del círculo íntimo de ella y gente del círculo íntimo de él".

Remarcó que la investigación que está haciendo la División Homicidios está centrada en tomar declaraciones testimoniales; se está obteniendo "prueba informativa, peritajes. Estamos trabajando con gente de la División Informática y con gente que hace tareas de inteligencia", indicó.

Ante otra consulta, la jueza señaló que todavía no se había confirmado la posibilidad de que la víctima estuviera embarazada, como señalaba una versión periodística, pero reconoció que "todavía faltan más pruebas que lo determinen con mayor especificidad".

La jueza también indicó que se solicitaron las grabaciones de las cámaras de seguridad "en las adyacencias" del domicilio donde la víctima fue ejecutada.