Fijan tope para las paritarias: tendrán un techo del 25%

El ministro de Trabajo, Jorge Triaca, aseguró que "es posible" establecer un máximo, a partir de las "medidas que el Gobierno va a tomar en relación a impuestos" como Ganancias.
Martes 2 de febrero de 2016
Además, no descartó establecer negociaciones salariales cada seis meses, "a pesar de lo engorroso que es", aunque aclaró que el Gobierno no se quiere "atar a una receta única".

"Eso es posible, no solo porque tenemos este programa antiinflacionario, sino también porque algunas medidas que el Gobierno va a tomar en relación a los impuestos que cargan el bolsillo de los trabajadores", respondió el funcionario al ser consultado en radio Mitre si era probable establecer una negociación salarial con un tope del 25 por ciento.

Triaca afirmó también que ve "mucha madurez" en los dirigentes sindicales y empresarios, aunque admitió que el "sinceramiento" de la economía que lleva adelante el Gobierno "sin dudas que genera tensiones".

En ese sentido, indicó que tanto sindicalistas como empresarios entienden que hay que trabajar para bajar la inflación" porque "le ha metido la mano en el bolsillo a los trabajadores, también lo ha hecho impactando en el impuesto a las Ganancias".

Triaca resaltó que al Gobierno le "preocupa el bolsillo del trabajador", y afirmó que "algunas de las medidas" que tomarán, "como en el caso del impuesto a las Ganancias y de las Asignaciones Familiares, van a ayudar a la recomposición de ese bolsillo".

"Estamos tratando de ordenar la economía, de sincerar la economía, como muchos dirigentes sindicales han planteado durante el último año. Ese sinceramiento sin dudas que genera tensiones, pero también nos da la oportunidad de crecer, de generar nuevos empleos, y que esos empleos alcance el objetivo común que tenemos los argentinos que es apuntar a la pobreza cero", agregó.

Con respecto a la posibilidad de desdoblar las paritarias y hacerlas semestrales, Triaca resaltó que las negociaciones "son entre partes, y el Estado va a velar" para que se llegue a un acuerdo, aunque admitió que "si es una solución, más allá de lo engorroso que es negociar cada seis meses", lo van a avalar.

De todas maneras, aclaró que no se atarán "a una receta única", e insistió que el objetivo es "que la economía crezca y se genere empleo".