Se rompe el bloque de Diputados del Frente para la Victoria: inminente anuncio

Son varios diputados que se alejarán para conformar una nueva fuerza. El anuncio sería inminente y la división es porque no están de acuerdo con la conducción del espacio.
Miércoles 3 de febrero de 2016
El bloque de diputados nacionales del Frente para la Victoria-PJ se reunirá para definir la estrategia parlamentaria, en un encuentro que podría derivar en la ruptura de la bancada como consecuencia de las crecientes diferencias de una veintena de diputados, en su mayoría del interior, con los referentes de 'La Cámpora'.

El encuentro es importante para definir el futuro legislativo del país. Desde Salta, el diputado Javier David –que responde al gobernador Juan Manuel Urtubey– ratificaba que un grupo de diputados de distintas provincias no concurriría a la reunión del FpV y se juntaría en el sindicato de taxistas porteños para conformar su propio bloque. Si se produce el quiebre, las dudas están centradas en si se tratará de una ruptura importante o apenas un desprendimiento en medio de la pulseada por la orientación legislativa que debe asumir el bloque ante el gobierno de Mauricio Macri.

Héctor Recalde, titular del bloque desde diciembre pasado, llamó a la reunión prevista para las 11 con el objetivo de limar las asperezas que subsisten desde diciembre pasado y que cada vez son más notorias entre sus 95 integrantes.

Si bien fuentes cercanas a la presidencia del bloque confirman que "la mayoría de los diputados aseguraron su asistencia a la reunión", desde espacios cercanos a gobernadores justicialistas adelantaron que sus representantes "no concurrirán".

Serán una veintena de diputados que enviarán como representante al ex gobernador sanjuanino, José Luis Gioja, para que exprese las diferencias que mantienen con lo actuado por el bloque en el último mes y medio y que, en su mayoría, son los que el 10 de diciembre desobedecieron la orden de la conducción del bloque de no asistir a la asunción de Mauricio Macri como presidente como muestra de solidaridad con la ex presidenta Cristina Fernández Kirchner, que no participó de la ceremonia.

Encabezados por el sindicalista Oscar Romero y por el ex titular de la Anses, Diego Bossio, los diputados díscolos sumarían entre 15 y 20 bancas, y cuentan con representantes de Jujuy, Salta, La Rioja, San Juan, Catamarca, Santa Fe y Chaco, entre otras provincias.

Desde este grupo consideran "incongruente los votos aportados por las provincias a la candidatura de Daniel Scioli en relación con los espacios en la toma de decisiones de la estrategia parlamentaria, donde prevalecen referentes de La Cámpora y del cristinismo incondicional".

Los diputados rebeldes están disconformes con el protagonismo que pretendieron tener en las últimas reuniones realizadas por el bloque -y en las posteriores conferencias de prensa-, legisladores como Eduardo "Wado" De Pedro, Axel Kicillof, Andrés Larroque, Marcos Cleri o Juan Cabandié, entre otros.

"No tienen responsabilidades de gobierno y por eso buscan la confrontación permanente" aseguró uno de los diputados que mañana no estará en la reunión, que sin embargo adelantó que buscarán "acercar posiciones para evitar la fractura del bloque".

Entre la veintena de díscolos, algunos, como Romero, ya dan por hecha la ruptura, mientras que otros aún intentan componer con el kirchnerismo, aunque en diálogos informales reconocen que "será una tarea muy difícil".

Por su parte, el diputado nacional Juan Cabandié afirmó que la convocatoria "es para analizar y dialogar con todo el bloque", al tiempo que expresó que no ve "como una preocupación que unos pocos diputados hayan planteado una posición distintas, ya que en nuestra fuerza política tenemos diversidad y matices".

"Eso no significa que el bloque del FpV se vaya a romper o se haya roto como quieren expresar algunos medios", indicó.

Como parte de la discusión de mañana, en la denominada estrategia parlamentaria, se tratará la distribución de los diputados en las comisiones, la situación de los despidos en la Cámara, la designación de empleados de los legisladores nuevos y la política comunicacional, entre otros temas.