¿Qué es la Trixomía sexual o el síndrome del superhombre?

Miércoles 3 de febrero de 2016
Estudios realizados hace varias décadas en instituciones penitenciarias de Estados Unidos sostenían que los hombres que padecían el llamado síndrome del superhombre, es decir aquellos que portan tres cromosomas sexuales, concretamente una X y dos YY (XYY), tenían trastornos del comportamiento y eran más agresivos, pero investigaciones posteriores lo han desmentido

Para conocer estas y otras anomalías de los cromosomas sexuales y sus consecuencias hemos hablado con la doctora Carmen Rubio, responsable del programa de Diagnóstico Genético Preimplantacional para anomalías cromosómicas en IGENOMIX .

Las anomalías de los cromosomas sexuales

Todas las personas debemos tener dos cromosomas sexuales, en las mujeres es XX y en los hombres XY. Pero hay veces que se producen fallos durante la gestación y dan como resultado anomalías ligadas a los cromosomas sexuales, lo que que conlleva dificultades de procreación y/o aprendizaje, entre otros.

Así nos encontramos con hombres que portan una Y extra (XYY), son los que padecen el ya citado síndrome del superhombre, o con lo contrario, hombres que portan dos X y una Y (XXY), y que padecen el llamado síndrome de Klinefelter.

En las mujeres se da el síndrome de Turner y se produce cuando solo se tiene un cromosoma X, en lugar de dos, o el síndrome de la triple XXX.

Síndrome del Superhombre

Sobre este síndrome y sus posibles consecuencias se ha vertido mucha literatura, y se han relacionado las conductas criminales con los XYY, relación que la literatura y series criminales televisivas se encargaron de expandir.

Síndrome de Klinefleter

Este síndrome lo padecen aquellos varones cuyos cromosomas sexuales se componen de dos X y una Y (XXY)

Si el síndrome es puro, es decir cuando todas las células de su cuerpo portan XXY, estos varones son incapaces de producir espermatozoides y por lo tanto son estériles.

De acuerdo con Carmen Rubio, los XXY presentan algún rasgo físico más afeminado al tener una disposición a la grasa corporal en la zona abdominal, y a nivel intelectual no se suele hablar de que haya problema alguno.

Pero lo más normal es que el síndrome aparezca en mosaico, es decir que la persona tenga un pequeño porcentaje de células, entre un 5 y un 15% , con XXY.

Síndrome de Turner

Este síndrome lo padecen sólo las mujeres, y en este caso no se da por exceso de cromosomas sino por defecto, así las afectadas por este síndrome sólo poseen una X.

Si se trata de un Turner puro, las afectadas , según la especialista, tienen corta estatura, cuello ancho, son más cuadraditas y arrastran déficits de aprendizaje: les cuesta más estudiar, y no suelen completar la secundaria.

Pero puede ocurrir también que sólo un porcentaje pequeño de las células de una mujer tenga esta ausencia del cromosoma X.

Este hecho, explica Carmen Rubio, hace muy difícil el asesoramiento a una embarazada a la que se le practica la amniocentosis:

“Es muy difícil asesorar a la pareja sobre los riesgos porque puede ser totalmente normal o tener mas rasgos de Turner puro. De hecho, las células de las mujeres que se van haciendo mayores pueden perder un cromosoma X y no pasa nada”.

Síndrome de la Triple XXX

Este síndrome afecta a las mujeres, y sucede cuando hay un X adicional. Los expertos señalan que se puede dar retraso del habla y de las habilidades motoras, aunque la inteligencia es normal. No afecta a la fertilidad.

Síndrome de la X frágil

Es hereditario y afecta tanto a mujeres como hombres, pero con mayor prevalencia en estos últimos y se debe a una mutación que afecta a una región concreta del cromosoma X. Es la causa más frecuente hereditaria de la discapacidad intelectual, que se manifiesta en diferentes grados.

En cualquier caso todos estos síndromes tienen una frecuencia en su conjunto de un caso por cada cuatrocientos nacimientos. (Fuente: EFE Salud).