Anciana murió atada e incinerada en su casa: hijo detenido

El hijo de la víctima, un hombre de 59 años, dijo que la ataba porque sufría demencia senil.
Miércoles 3 de febrero de 2016
Una mujer de 83 años murió tras ser dejada atada por su hijo en su casa, al incendiarse el inmueble situado en el barrio porteño de Villa Luro, y por el hecho el hombre fue detenido.

El hijo de la víctima, un hombre de 59 años, dijo que la ataba porque sufría demencia senil.

El hecho se produjo ayer en una vivienda situada en Juan B. Justo al 8.300 donde la víctima, identificada como Alicia Becerra, fue encontrada en grave estado e inconsciente por intoxicación con humo, atada a una cama con cinta de embalar.

Los bomberos que acudieron al lugar trasladaron a la anciana al Hospital Vélez Sarsfield, pero los médicos de guardia no pudieron salvarle la vida.

En el caso tomó intervención la comisaría 44 de la Policía Federal, cuyos agentes se encargaron de detener al hijo de la mujer, un hombre de 59 años, llamado Mario Belgrano, que se dedicaba a reparar equipos de audio y de computación en la misma casa incendiada.

Según dejaron trascender fuentes policiales, el hombre alegó que ataba a su madre para evitar que se escapara de la casa, como lo había hecho en reiteradas oportunidades, ya que padecía de "demencia senil".

Belgrano quedó a disposición del juez Gabriel Pierreti, a cargo del Juzgado de Instrucción número 33, que quedó a cargo del caso.

El hecho es el tercero que se conoce de violencia intrafamiliar en los últimos días en la Ciudad y el conurbano.

La semana pasada, Claudia Ercoreca, fue detenida tras desaparecer de su casa con su pareja y sus pequeños hijos, como acusada de ser responsable de la muerte de su madre, quien fue encontrada con signos de desnutrición y deshidratación en su departamento de Ramos Mejía, adonde la habría dejado encerrada con llave.

La mujer fue confinada por la Justicia a un neuropsiquiátrico y los testimonios de sus allegados señalan que decía que escuchaba "voces".

El otro caso se produjo en el barrio Piedrabuena, de Villa Lugano, donde un joven de 25 años, también con problemas psiquiátricos, asesinó de una puñalada en el cuello a su abuela, con la que convivía.

El joven también aseguró que "voces" lo atormentaban y le ordenaron cometer el crimen.
AMR/LDC