Denuncian millonarias irregularidades en minera que manejaba Julio De Vido

El nuevo interventor de la empresa minera de Santa Cruz, que dependía del Ministerio de Planificación, cortó gastos por $80 millones. Inicio una auditoría que detectó escandalosos convenios "poco transparentes", contratos a personal que no vive en esa provincia y millones destinados a publicidad nacional.
Miércoles 10 de febrero de 2016
Tras intervenir Yacimientos Carboníferos Río Turbio (YCRT), el Gobierno descubrió millonarias irregularidades y como primera medida recortó todos esos gastos injustificados, que suman $80 millones.

Se trata de la firma que estuvo durante 12 años manejada por el ex ministro de Planificación, Julio De Vido.

“Encontramos gastos innecesarios y pagos astronómicos de alquileres, teléfonos y publicidad. Sospechosos gastos políticos financiados con fondos públicos fueron rápidamente identificados y cancelados”, explicaron a Clarín desde el entorno de Omar Zeidán, el nuevo interventor de YCRT.

Entre los gastos “injustificados” con los que se encontraron en la empresa, detectaron una enorme “falta de gestión y una serie de contratos que hacían un uso político de la empresa”.

YCRT es la responsable de generar 112.320 toneladas mensuales de carbón que demanda la Usina Térmica que costó unos 700 millones de dólares. Nunca se logró cumplir con dicha cantidad y desde el 30 de noviembre la única caldera que estaba en funcionamiento tuvo que apagarse por falta de carbón.

LOS INSÓLITOS CONTRATOS:


Las nuevas autoridades detectaron contratos firmado con el Ministerio de Planificación Federal con la UBA doce contratos por $5 millones para pagar a “profesionales de la Universidad de Buenos Aires”.


Por un costo de 400 mil pesos mensuales se alquilaban tres viviendas que permanecían sin ocupación permanente Se estaba alquilando un departamento en Capital Federal (por $200 mil mensuales), para el interventor de la empresa minera que pasaba la mayor parte del tiempo en la Cuenca carbonífera.

Sólo en gastos de propaganda y publicidad encontraron partidas presupuestarias por encima de los $4 millones. Se trataban de contratos con medios nacionales y periodistas.

Los recortes llegaron también a las líneas telefónicas: más de 85 “utilizados por personas ajenas a la compañía, personal del Ministerio de Planificación, o del Gobierno de la Provincia de Santa Cruz” se especificó en el informe. El ahorro de estas líneas es de 60 mil pesos mensuales lo que representa unos 720 mil pesos anuales.