Morales: "Con Milagro Sala no me voy a sentar a dialogar"

El gobernador de Jujuy negó que la líder de la Tupac Amaru sea una presa política. La militante seguirá detenida por asociación ilícita, defraudación al Estado y extorsión.
Sábado 6 de febrero de 2016
"Yo no voy a parar. Voy a fondo con esto", dijo el mandatario radical, dejando entrever que la detención de la lider de la Tupac Amaru trasciende a una decisión únicamente del poder judicial.

"Acá me quisieron voltear. Lo que fracasó fue un intento de golpe institucional. Hubo sedición. Estos 50 días (de acampe) fueron para derrocar al gobierno. Querían voltear al gobierno y mantener sus negocios", aseguró Morales.

Esta semana, un abogado de Sala entregó un escrito ante la justicia penal de Jujuy en el que solicitó la nulidad de la detención de la dirigente por ser diputada electa del Parlasur, por lo que goza de fueros parlamentarios y no puede permanecer detenida, dijo, "salvo que el juez Gastón Mercau, solicite el desafuero ante el Parlasur", algo que el gobierno de Jujuy ya impulsó.

El pedido de nulidad está basado en la ley nacional 27.120, que establece que los parlamentarios del Parlasur gozan de las mismas inmunidades que los legisladores nacionales, quienes tienen inmunidad de opinión y arresto, tal como establece el texto constitucional.

Sala continúa detenida acusada de los delitos de "asociación ilícita, defraudación al Estado y extorsión", explicó el fiscal de Estado de la Provincia de Jujuy, Mariano Miranda.
Aunque son cada vez más las voces que se alzan para pedir por la libertad de la titular de la agrupación barrial, Morales negó que se trate de una "presa política". Esta semana, el coordinador general de esa organización, Alejandro Garfagnini, pidió al gobierno nacional la liberación de Sala en un encuentro que mantuvo con el jefe de Gabinete, Marcos Peña, acompañado por el presidente de la Pastoral Social, monseñor Jorge Lozano.

"No conocen, no saben cómo es esto", se queja el gobernador, que espera poder probar todas las acusaciones que pesan sobre Sala. "Acá presionaban a todos: a intendentes, cooperativas, a la gente. Nosotros queremos terminar con un clima de violencia que agobia. Milagro es la jefa de una asociación ilícita, de una organización social que fue mutando en una organización mafiosa", señaló.

Milagro Sala está detenida desde el 16 de enero, en principio acusada por instigación al delito y tumulto -encabezaba un acampe como protesta en defensa de las cooperativas y planes de vivienda- y en seguida le llegó otra acusación de la Justicia, por asociación ilícita, fraude y extorsión. Todo lo cual fue cuestionado por los defensores de Sala, que señalan como parte del plan la decisión del gobernador Morales de ampliar la Corte Suprema provincial, sumando a cuatro miembros a ese cuerpo de cinco jueces, todos vinculados al radicalismo.

El acampe frente a la Casa de Gobierno concluyó el pasado martes, luego de 51 días. Aún permanecen en pie las carpas instaladas en Plaza de Mayo, Buenos Aires, que llevan adelante diversas organizaciones del kirchnerismo y la izquierda para pedir por su liberación. Por el momento, Sala continuará tras las rejas.