La “mafia de los trapitos” mueve tres millones de pesos diarios

Exigen dinero a cambio de presuntamente cuidar vehículos estacionados en la vía pública y cada uno recauda unos 20.000 pesos mensuales.
Domingo 7 de febrero de 2016
Unos cinco mil cuidacoches que operan en la Capital Federal y el Conurbano bonaerense, como integrantes de una verdadera mafia, recaudan más de tres millones de pesos por día, según reveló estudio realizado por una ONG.

Los denominados "trapitos" exigen dinero a cambio de presuntamente cuidar vehículos estacionados en la vía pública y cada uno recauda unos 20.000 pesos mensuales, según publicó Diario Popular.

Se trata de un trabajo elaborado por la ONG Defendamos la República Argentina, que preside el abogado Javier Miglino, quien explicó que "el estudio se comenzó a elaborar hace seis meses y es un trabajo de campo".

Se realizaron entrevistas a integrantes de la conocida "mafia de los trapitos" en los barrios porteños de Belgrano, Nuñez, Palermo, Almagro, Flores, Puerto Madero, Recoleta, La Boca, San Telmo y Congreso, como también en el Conurbano".

"Hablamos con numerosos trabajadores como los propios trapitos se presentan bajo la premisa de hacerlo para una ONG de Alemania que buscaba hacer una publicación en el prestigioso Der Spiegel, lo que serviría como un fuerte lobby para que el Gobierno nacional proceda a legalizar esa mafia", contó Miglino sobre los pormenores del trabajo encarado.

En ese marco, señaló: "La mafia de los trapitos sabe que somos desde hace 12 años sus peores enemigos y como nunca estuvimos de su lado, pudieron así sincerarse con nosotros, teniendo presente que una buena radiografía del trabajo publicado por una ONG alemana podía beneficiarlos".

"Los contactos fueron en vía pública sin violencia y en un ambiente de aceptable respeto con varios de ellos".

En base a los testimonios recolectados en 10 barrios de la Ciudad de Buenos Aires establecimos que, por ejemplo, un "trapito" gana en promedio 20.000 pesos al mes.

"El 20 por ciento de ese dinero, unos 4.000 pesos, van para la estructura es decir el resto de la mafia que le facilita la tarea, le permite extorsionar, le da cobertura de violencia ante clientes reticentes y fundamentalmente le brinda impunidad", explicó el abogado.

Explicó: "Según sus propias indicaciones, los trapitos nunca hablan con la policía ni con funcionarios porque de eso se ocupan otros elementos de la estructura mafiosa llamada los Nestor , mientras que el primer eslabón que cobra se autodenomina los monos ".

"Los Nestor reciben el 20 por ciento de recaudación a veces en forma diaria, sobre todo cuando los monos son nuevos y no hay confianza, o en forma semanal. Son los encargados de ubicar las cuadras para el trabajo , hacer los contactos y asegurar que la extorsión camine plenamente, las 24 horas del día, los 365 días del año", describió Miglino.

El estudio, en palabras del especialista, también analiza el rol del "eslabón siguiente de la mafia, que lo constituye la pesada ".

"Se trata de tipos duros, en general barrabravas que pegan sin miramientos ni motivos a personas que no quieren pagar por estacionar, a simples transeúntes que ven las agresiones a los efectos de fomentar el miedo, golpean incluso a mujeres y ancianos y a los propios trapitos que no rinden ", dijo.

Al respecto, señaló: "Las peores palizas se las llevan todos aquellos que ponen en peligro el negocio denunciándolos o peor aún intentando ganarse una moneda cobrando por estacionar pero sin la pertinente autorización de la mafia".

En el informe, se indica que los propios cuidacoches mencionan en las entrevistas su deseo de ya no ser parte de un entorno ilegal.

"La mayoría de los trapitos manifestaron que quieren que los legalicen ", indicó Miglino.

En ese sentido, mencionó: "Nos dijeron que este es un excelente negocio que pagan los giles y nadie sale lastimado, no tienen horarios ni órdenes que acatar, no pagan impuestos ni gastos de ningún tipo (excepción hecha del 20 por ciento que se lleva la mafia), están en la calle que es lo que les gusta, cada día agregan negocios nuevos como cobrar a la entrada y salida de los colegios y lavar autos en la vía pública y por si poco fuera la caja diaria que se llevan les alcanza y sobra".

Se calcula que hay unos tres mil "trapitos" en la Ciudad y otros dos mil en el Conurbano.

El abogado recordó "el célebre caso de Fernando Jorge Avelik, barra del Club Estudiantes de Buenos Aires que hace unos días agredió alevosamente al joven Leonel Biasutti en San Martín, provocándole serias lesiones, como un ejemplo de cómo actúa la pesada ".

"Por lo que pudimos establecer aparte de estos tres estamentos de la mafia de los trapitos habría uno más de llegada directa a los funcionarios y a la Policía pero nadie se atrevió a mencionarlos. Sí quedó claro que no tienen miedo de que los saquen ni mucho menos de ir presos, en todo momento hacen gala de que gozan de impunidad total y absoluta", concluyó Miglino.