El Gobierno autorizó a los gobernadores a tomar deuda

Es la recomendación que le hace el equipo político del Presidente a los mandatarios que tienen complicaciones financieras. Buenos Aires, Mendoza y Neuquén aceptaron. Santa Cruz aún se resiste.
Lunes 8 de febrero de 2016


En medio del debate por ley de coparticipación, el Gobierno admitió que posee escasos recursos y autorizó a las provincias a tomar deuda como una medida paliativa ante la falta de fondos de las arcas nacionales.

El pedido para que los gobernadores se endeuden en el exterior está acompañado de la promesa de la Casa Rosada de resolver el conflicto con los fondos buitre, para conseguir, una vez destrabado ese pleito, préstamos más baratos.

A cambio, reclaman el apoyo de los legisladores que responden a las distintas provincias en el debate que se vendrá en el Congreso si la Casa Rosada logra un acuerdo para el pago.

Hasta ahora, esa vía tomó la provincia de Buenos Aires que logró la aprobación legislativa después de un duro enfrentamiento con el kirchnerismo y los intendentes peronistas para endeudarse por $60.000 millones, una cifra menor a la que había promovido María Eugenia Vidal con el envío del presupuesto para este año, pero muy superior a los $20.000 millones que había solicitado la gestión anterior en el último mandato de Daniel Scioli.

El mismo camino siguió Mendoza, conducida por el radical Alfredo Cornejo, aliado político del macrismo, y Neuquén.

En tanto, Alicia Kirchner, gobernadora de Santa Cruz, rechazó esa posibilidad tras la última reunión que mantuvo con el ministro del Interior, Obras Públicas y Vivienda, Rogelio Frigerio.