Esperan respuesta favorable de holdouts a pesar de Paul Singer

El gobierno intensificará esta semana sus gestiones para logar una mayor aceptación a su propuesta de pago a los holdouts, a pesar del rechazo de Singer, a la quita de 25 por ciento.
Lunes 8 de febrero de 2016
El gobierno intensificará esta semana sus gestiones para logar una mayor aceptación a su propuesta de pago a los holdouts, a pesar del rechazo manifestado por los fondos administrados por Paul Singer, a la quita de 25 por ciento.

De esta manera, el gobierno espera que más acreedores se sumen y acepten su propuesta presentada la semana pasada, para terminar con un largo litigio en los tribunales de Nueva York.

El ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat-Gay, había afirmado días atrás que esperaba que "los acreedores más duros hicieran algunas concesiones durante los próximos días", mientras que el presidente de Aurelius, Marcos Brodsky, emitió un comunicado señalando que las diferentes condiciones ofrecidas a los inversores han dejado a las dos posiciones lejos de un acuerdo", según reportaron agencias internacionales.

El objetivo del gobierno es tratar de resolver la crisis con los holdouts en el menor tiempo posible, para poder mejorar su calificación de riesgo soberano y de esa manera acceder con menor costo a los mercados financieros internacionales.

Los fondos Montreux Partners y Dart Management administrados por Kenneth Dart, aceptaron la oferta, que contempla el pago en efectivo con fondos provenientes de la emisión de nuevos títulos públicos que serán colocados en los mercados de capitales.

Sin embargo, cuatro de los principales acreedores, liderados por los fondos de inversión administrados por Paul Singer rechazaron la propuesta de Argentina. Elliott Management, Aurelius Capital Management, Davidson Kempner Capital Management y Bracebridge Capital con fallo favorable en los tribunales neoyorquinos rechazaron la oferta argentina por considerarla insuficiente.

Un acuerdo con estos fondos es de vital importancia para que la Argentina pueda acceder a los mercados internacionales en condiciones financieras normales.

Argentina permanecerá bloqueada fuera de los mercados de bonos internacionales, hasta tanto no se haya resuelto el litigio, lo cual podría limitar la atracción de inversión extranjera.

La propuesta del gobierno diferenció entre tres tipos de bonistas distintos: holdouts con sentencia en la justicia norteamericana, acreedores que no alcanzaron a tener fallo y a los que tienen títulos de una jurisdicción distinta a Nueva York.

Para este último caso acreedores con títulos bajo ley inglesa, alemana y otras, la oferta prevé un pago equivalente al 150% del capital total, similar a lo que se preacordó con el grupo de bonistas italianos durante la semana pasada.

Para los bonistas con fallo "pari passu" en la justicia de Nueva York (holdouts más el grupo de "me too" reconocidos por Griesa y la Corte de Apelaciones), la propuesta es pagar el monto total del capital más intereses acumulados con un quita sobre ese total del 30%.

Para bonistas sin fallo al 1° de febrero de este año, la oferta reconoce el valor devengado del reclamo menos un descuento del 30%.

Los acreedores con títulos con legislación de Nueva York tendrán una quita del 27,5%.
Se calcula que, de acordar con la totalidad de los holdouts, el monto total a pagar sería de 6.500 millones de dólares.

Sin embargo, la propuesta no convence a los fondos de Singer y Brodsky señaló en un comunicado que "la oferta de Argentina es más atractiva para los inversores como Dart, ya que menos de lo reclamado se compone de intereses devengados, lo que le permite cobrar en su totalidad".

"La Argentina compró el apoyo de Dart, al aceptar pagar su reclamo en su totalidad", dijo Brodsky, para luego señalar que "Aurelius aceptaría de buen grado tal generosidad".