Empieza el debate sobre los postulantes para Corte Suprema

Habían sido nombrados "en comisión" por Macri pero, tras el rechazo que generó esta maniobra en todo el arco político -incluso dentro de Cambiemos- la Casa Rosada decidió abrir el Congreso en febrero.
Martes 9 de febrero de 2016
Congreso comenzará a funcionar por primera vez desde que Mauricio Macri llegó a la Presidencia. El jueves está previsto que el Senado tenga su primera sesión dentro del período de sesiones extraordinarias a las que convocó el Ejecutivo el viernes. En ella, la Cámara Alta deberá darles estado parlamentario a los pliegos de los dos juristas escogidos por el Presidente para cubrir las dos vacantes que hay en la Corte Suprema, Horacio Rosatti y Carlos Rosenkrantz.

Ambos abogados constitucionalistas habían sido nombrados "en comisión" por Macri pero, tras el rechazo que generó esta maniobra en todo el arco político -incluso dentro de Cambiemos- la Casa Rosada decidió abrir el Congreso en febrero para que éstos tengan el correspondiente aval del Senado.

En la misma sesión de este jueves, los senadores deberán darles ingreso a los expedientes con los nombres de una serie de jueces para tribunales inferiores, a los ascensos dispuestos por Macri en las Fuerzas Armadas y a las designaciones de embajadores políticos como Luis Juez (Ecuador), José Octavio Bordón (Chile), Guillermo Montenegro (Uruguay), Ramón Puerta (España), Miguel del Sel (Panamá), Martín Lousteau (Estados Unidos) y Diego Guelar (China); entre otros.

Pero un día antes de esta primera sesión, es decir mañana, el Jefe de Gabinete, Marcos Peña, recibirá en la Casa Rosada a las autoridades del Senado -la vicepresidenta Gabriela Michetti y el presidente provisional Federico Pinedo- y a los presidentes de todos los bloques para consensuar el plan legislativo de estas sesiones extraordinarias. "Será una reunión más política”, explicó Laura Rodríguez Machado, la titular del bloque Frente Pro.

De ahí que en este cónclave es posible que el Ejecutivo realice un sondeo sobre temas complejos que marcarán el inicio de las sesiones ordinarias -en marzo- como el acuerdo con los holdouts que Hacienda negocia en Nueva York o la autorización del Congreso para que la administración de Macri tome empréstitos.

La senadora por Córdoba explicó que el jueves, antes de la sesión, habrá una reunión de Labor Parlamentaria donde se definirá un tema clave para el resto del año: la conformación de las comisiones. Rodríguez Machado subrayó el hecho de que todos los pliegos en tratamiento deberán girarse a la Comisión de Acuerdos para que ésta dictamine, pero que no está resuelto cómo será integrada.

Hasta ahora, lo único que estaba casi cerrado entre el oficialismo y el Frente para la Victoria (bloque opositor que tiene el control de la Cámara Alta ya que posee 40 sobre 72 escaños) es que la presidencia quedará en manos del salteño Rodolfo Urtubey, un dirigente que responde a un gobernador amistoso -su hermano Juan Manuel- con la Casa Rosada.

Pero podrían surgir problemas si la bancada que lidera Miguel Ángel Pichetto pretende quedarse con la mitad más uno de los asientos de la comisión (9 de 17) para tener la llave de la misma. En Cambiemos, con el guiño de los otros bloques opositores no kirchneristas, se busca darle 8 cargos al FpV.

En el entorno de Pichetto, quien debe además complacer al kirchnerismo más duro, defienden la premisa de controlar numéricamente todas las comisiones y, además, quedarse con presidencias clave como las de Legislación General; Justicia y Asuntos Penales; y Asuntos Constitucionales.
Rosatti y Ronsenkrantz, en carrera

En cuanto a la sesión del próximo jueves, la lógica parlamentaria indica que los senadores deberán, en primer lugar, aceptar el retiro de los pliegos de los dos juristas designados por Cristina Kirchner antes de dejar el poder: los de Domingo Sesín y Eugenio Sarrabayrrouse para, inmediatamente después, avalar el ingreso de los pliegos enviados por Macri el 1° de febrero: los de Rossatti y Rosenkrantz.

También en esa sesión deberían tomar estado parlamentario los pliegos de jueces de tribunales inferiores -todavía no se conoce la lista-, embajadores y los ascensos dispuestos por Macri en las Fuerzas Armadas.

Pero la prioridad es claramente la designación de Rosatti y Rosenkrantz en la Corte. En el oficialismo estiman que el hecho de que el Presidente haya aceptado enmendar el intento de designarlos a estos dos constitucionalistas “en comisión”, llamando a sesiones extraordinarias, despeja el camino para empezar a negociar el aval del Senado.

Recordemos que la Constitución exige dos tercios, un número al que sólo el oficialismo podría llegar si una parte del FpV se aviene a votarlos. Para que Macri recapacite, fue determinante la advertencia lanzada por Pichetto, quien avisó que su bancada de ninguna manera iba a darles apoyo a dos jueces que asumieran provisoriamente, exceptuando el escrutinio del Senado.

Como el Gobierno decidió, además, cumplir con el procedimiento que firmó en 2003 Néstor Kirchner para renovar la Corte, Rosatti y Rosenkrantz deberán sortear una audiencia pública a la que deberá convocar la comisión de Acuerdos.

Por este motivo es que está previsto que el viernes se reúna dicha comisión para ponerle fecha a ese encuentro, que podría ser en la última semana de febrero. De este modo, recién el mes que viene, en marzo, los pliegos de los juristas elegidos por Macri llegarían al recinto de la Cámara Alta y se sabrá qué suerte corren. Hasta entonces, el oficialismo tendrá tiempo para conseguir avales entre los gobernadores peronistas que tienen incidencia en el bloque de Pichetto.

Ayer, el ministro de Justicia, Germán Garavano, se mostró “muy optimista con el avance en el Senado” de los pliegos de Rosatti y Rosenkrantz y dijo que espera que el Senado les dé su aval en marzo.



También arranca el análisis de los DNU

También durante este mes y en sesiones extraordinarias el Congreso comenzará a debatir los Decretos de Necesidad y Urgencia (DNU) que firmó el Gobierno nacional en sus dos meses de gestión. Hasta ahora, la Comisión Bicameral de Trámite Legislativo, que es la que debe ocuparse de esta tarea, se reunió una sola vez en diciembre cuando quedó conformada (hay ocho kirchneristas, seis oficialistas y dos peronistas no kirchneristas) pero las tensiones por la conducción del cuerpo hicieron que la misma no fuese convocada nuevamente.

Ahora, el martes 16, la Bicameral tendrá su reapertura y está previsto que diputados y senadores analicen los seis decretos que firmó el presidente Mauricio Macri junto a todo su gabinete.

El primero fue el que cambió la Ley de Ministerios; el segundo el que sacó de la Procuración General las escuchas telefónicas y las pasó al ámbito de la Corte; el tercero el que pospuso la aplicación del Código Procesal Penal; el cuarto el que modificó la Ley de Medios y creó el Ente Nacional de Comunicaciones eliminando la Afsca y la AFTIC; el quinto el que cambió la Ley de Presupuesto para evitar que el Tesoro le entregue una nueva Letra al Banco Central para postergar el dinero que se usó para pagarle al FMI en 2006, y el sexto fue para derogar el decreto de Cristina Kirchner que hizo extensivo a todas las provincias el fallo de la Corte Suprema a favor de Córdoba, San Luis y Santa Fe, que les devolvió a estas provincias el 15 por ciento de la coparticipación que iba a la Anses.

Luego de arduas negociaciones entre el kirchnerismo y el oficialismo se volvió al plan original y la presidencia de la Bicameral de Trámite Legislativo se alternará entre ambos sectores.

Pero Cambiemos logró que, durante este año, que es cuando se definirá la legalidad de todos estos DNU, las riendas las tenga el senador de la Unión Cívica Radical, el formoseño Luis Naidenoff. En 2017, la presidencia pasará al diputado de La Cámpora Marcos Cleri.