Los republicanos y Hillary, con la vista puesta en el 20/2

Tras la derrota de Hillary en New Hampshire, se vienes las primarias en Nevada y Carolina del Sur.
Miércoles 10 de febrero de 2016

La aspirante presidencial demócrata Hillary Clinton y un puñado de precandidatos republicanos estadounidenses retomaron este miércoles sus esfuerzos de campaña para las primarias de Nevada y Carolina del Sur, después de las derrotas sufridas en New Hampshire ante Bernie Sanders y Donald Trump.

En New Hampshire, Sanders se impuso entre los demócratas con una ventaja de 22 puntos porcentuales al tiempo que, en el campo republicano, Trump consiguió 20 puntos más que el sorprendente segundo colocado, John Kasich, gobernador de Ohio.

Con esos resultados ya siendo procesados por sus equipos de asesores, todos los candidatos tienen ahora los ojos puestos en la próxima etapa de la batalla interna: el caucus demócratas en Nevada y la primaria republicana en Carolina del Sur, el 20 de febrero.

Entre los demócratas, la situación de Clinton es claramente la más incómoda, y precisa recobrar el protagonismo.

Considerada favorita y casi invencible al inicio de la campaña, Clinton ganó la primaria en Iowa por unos pocos votos, en una disputa tan ajustada que algunas circunscripciones fueron decididas con una moneda arrojada al aire, lo que representó una victoria moral para Sanders.

En ese cuadro, responsables del equipo de Clinton tuvieron que salir esta semana al cruce de insistentes rumores sobre cambios profundos en la dirección de la campaña, pero las enérgicas negativas no lograron disipar los nubarrones concretos.

Por ejemplo, sondeos de boca de urna realizados en New Hampshire mostraron que un 55% de las mujeres demócratas apoyó a Sanders, así como el 84% de los jóvenes.

Este miércoles, Sanders sostuvo en Nueva York un encuentro con el pastor Al Sharpton, una figura emblemática e histórica de la comunidad negra estadounidense, en un restaurante del barrio de Harlem.

En 2008, Sharpton se reunió en ese mismo restaurante con el entonces aspirante presidencial Barack Obama, en un encuentro que marcó el inicio del apoyo masivo de la comunidad negra a su candidatura.

Clinton aparece como franca favorita para el caucus demócrata de Nevada y también para el siguiente, el 27 de febrero en Carolina del Sur. Pero resta ver el efecto que tendrá la intensa movilización que Sanders promovió entre los jóvenes con su discurso contra los grandes bancos y Wall Street.

El arma de Clinton en las próximas etapas es su popularidad entre la comunidad latina. En marzo, se realizarán primarias en nada menos que 28 estados, en los que estarán en disputa más de la mitad de los delegados a la Convención Nacional Demócrata.