Denuncian que en Télam hacían publicidad K con dinero público

Nuevas autoridades de la agencia oficial afirman que en las oficinas de los jerarcas había todo tipo de merchandising y memorabilia del gobierno saliente financiados con dineros del Estado.
Jueves 11 de febrero de 2016

La Justicia encontró "merchandising" de Télam y de La Cámpora en los allanamientos que se hicieron en las últimas horas en casas de directivos de esa agencia informativa nombrados durante el kirchnerismo, que fueron filmados llevándose distinta clase de documentación antes del cambio de Gobierno.

Pero en uno de los operativos se ingresó por la fuerza a una casa donde ya no vivía uno de los acusados, por lo que la actual ocupante fue a Tribunales a exigir reparaciones y resarcimiento por supuestos daños.

Fuentes judiciales indicaron a DyN que en los allanamientos, que terminaron en la madrugada de hoy, se secuestró casi una decena de cajas donde había distinto material, como "gorros, agendas y biromes con el logo de Télam y libros de 'El Eternauta'" y artículos relacionados con la agrupación La Cámpora.

Ahora los investigadores quieren saber si ese material político fue pagado con fondos públicos de la agencia estatal durante la gestión kirchnerista y por qué los involucrados se habrían llevado elementos que pertenecían a la repartición de noticias oficial, se señaló.

El juez federal Ariel Lijo y el fiscal Guillermo Marijuan recibieron la denuncia de las nuevas autoridades de Télam para que se analice la conducta penal de Juan Santiago Dasso Freysz, ex gerente general de la agencia, y los aún gerentes Pablo Taricco, de Comunicación Audiovisual, y María Inés Lopisi, de Asuntos Legales, filmados por cámaras de seguridad cuando se llevaban documentación, entre el 4 y el 6 de diciembre pasados.

En ese marco, el fiscal pidió una serie de diligencias y medidas de prueba, entre las cuales figuraron allanamientos en las casas de los imputados -en Capital Federal y La Plata- que se cumplimentaron anoche y se extendieron hasta la madrugada de hoy.

Aunque el caso está bajo secreto de sumario, fuentes del caso dijeron a DyN que los hombres de la Gendarmería llegaron hasta los tres domicilios laborales que habían dejado asentados en la repartición estatal los sospechados.

En dos casas de sendos denunciados encontraron material, pero en la vivienda de otro de ellos no había nadie.

Después de esperar un tiempo prudencial, los gendarmes resolvieron ingresar por la fuerza: resultó que el "camporista" ya no vivía allí y nunca había reportado su nuevo domicilio ante la empresa, por lo que resultó perjudicada la nueva propietaria que se presentó hoy a la mañana en el juzgado pidiendo reparaciones, confiaron las fuentes.