¿Pérez Corradi fue "detenido ilegalmente" tras un tiroteo?

Los abogados del empresario prófugo insisten en que "algunas personas lo quieren ver muerto". Investigan si su defendido estuvo involucrado en un tiroteo sucedido en las calles paraguayas.
Sábado 13 de febrero de 2016
Los abogados de Ibar Esteban Pérez Corradi, el prófugo en la causa por el triple crimen de General Rodríguez, pidieron hoy que se investigue si el empresario sospechado de ser el autor intelectual de los homicidios fue "detenido ilegalmente" en Paraguay.

Los abogados Carlos Broitman y Juan José Ribelli insistieron en que "algunas personas quieren ver muerto" a Pérez Corradi, por lo que le reclamaron al prófugo que "vuelva a la Argentina, por su seguridad".

Desde Ciudad del Este, reiteraron que "no hay ninguna dependencia judicial ni fuerza de seguridad que haya llevado a cabo la detención de Pérez Corradi", pero aseguraron que podría haber sido víctima de una aparente "detención ilegal".

Broitman detalló que investigan si su defendido estuvo involucrado en un tiroteo que se habría producido en las últimas horas en Paraguay, pero reiteró que todavía no hay ninguna confirmación.

En conversación con radio La Red, los abogados también reclamaron que la Justicia de ese país responda el habeas corpus que presentaron a favor de su cliente para saber "si se encuentra con vida" y en Paraguay.

Los letrados también aseguraron que la última vez que se comunicaron con Pérez Corradi fue el viernes de la semana anterior cuando estaba "ultimando los detalles de su entrega".

Sin embargo, remarcaron que la entrega "se vio frustrada por el violento allanamiento" que realizaron efectivos del Grupo Halcón de la policía bonaerense en la casa de la ex mujer del acusado, Liliana Aurehhuliu.

Durante la tarde de ayer circuló a través de Broitman y Ribelli la versión de que el empresario farmacéutico había sido detenido en Paraguay, sin embargo luego se desdijeron.

Pérez Corradi está prófugo desde 2012, cuando el fiscal de Mercedes Juan Bidone pidió su captura por considerarlo responsable de haber ordenado matar a Sebastián Forza, Damián Ferrón y Leopoldo Bina en 2008, tras descubrir que habrían intentado quitarle un negocio de efedrina con un cartel mexicano.