Denuncian daños y sabotaje en el Hospital Posadas

Una silla de ruedas terminó incrustada en un resonador magnético. El director médico del nosocomio, Alberto Díaz Legaspe, aseguró que en la acción "hubo mala intención".
Martes 16 de febrero de 2016
El director médico del Hospital Posadas, Alberto Díaz Legaspe, confirmó hoy que una silla de ruedas apareció incrustada dentro de un resonador magnético, aseguró que en la acción "hubo mala intención", y adelantó que posiblemente tengan que hacer "una denuncia penal".

"El domingo se rompió el aparato resonador. Dolió mucho porque se lo había reparado hace poco. Hubo un acto de negligencia absoluto", indicó el director del Posadas.

Díaz Legaspe explicó que "la gente que manejaba el resonador ese día es gente veterana que sabe manejarlo".

"Cualquiera que se ha hecho una resonancia sabe que no puede entrar con metales, ni siquiera con un anillo. Además hay un cartel en la puerta que lo advierte", indicó.

Sobre el supuesto sabotaje mencionó que "la silla de ruedas tiene que estar a menos de un metro para que sea absorbida y nadie la paró ni la sacó".

"Es el único resonador público, el único accesible para esta zona y para el conurbano", remarcó.

Con respecto a las responsabilidades, el director del Posadas aseguró que "hubo mala intención": "No tengo la menor duda", enfatizó.

"Torpeza, ignorancia, pusieron una silla de ruedas. Hay elementos técnicos que permiten decir que la torpeza fue muy grande", agregó.

Reiteró que los involucrados son "personal experimentado" y advirtió que "el jefe de servicio y el médico de guardia deberán responder en un sumario administrativo".

"Es probable que tengamos que hacer una denuncia penal", señaló Díaz Legaspe.

A la rotura del resonador magnético se sumaron otros daños que a las autoridades les hacen presumir que se trató de un sabotaje en cadena.

En forma simultánea, dejaron de funcionar ascensores, aires acondicionados y se produjeron daños en el refrigerador de medicamentos.

"La semana pasada se descompusieron todos los ascensores juntos, no hay refrigeración en las oficinas de los directores, se rompen las heladeras del vacunatorio. Hay 30 resonancias por día que vamos a tener que salir a ver quién las puede hacer", indicó el director del Posadas.