Boca levantó el nivel y goleó a Newells

Se impuso por 4 a 0 en La Bombonera con goles de Betancur, Tevez, Insaurralde y Palacios. El equipo de Arruabarrena suma 7 punto en la zona B.
Sábado 20 de febrero de 2016

Con el ánimo renovado y una actuación sin fisuras, Boca no tuvo contemplaciones con un frágil Newell´s y lo goleó esta noche 4 a 1, en la Bombonera, en un partido correspondiente a la cuarta fecha del torneo de Primera División.

En la primer etapa, el uruguayo Rodrigo Bentancur abrió el marcador cuando sólo se jugaban 35 segundos, Carlos Tevez amplió la ventaja, de tiro libre a los 5 minutos, y Juan Insaurralde, de cabeza a los 36, anotó el tercero.

Ya en el complemento, Maximiliano Rodríguez descontó para la visita, a los 11 minutos, mientras que el tucumano Sebastián Palacios marcó el cuarto gol local, a los 27.

Boca, que ahora suma siete puntos en la zona B, supo aprovechar el envión anímico del triunfo de la fecha anterior en San Juan y le alcanzó un tiempo para liquidar el partido de esta noche.

Por su parte, Newell´s, que suma solo tres unidades, volvió a ser el equipo opaco que terminó con la renuncia de Lucas Bernardi tras perder el clásico con Central y no mostró nada de lo hecho la fecha anterior, cuando goleó a Racing.

El local abrió el marcador en la primera jugada del partido, en apenas 35 segundos de juego, cuando Palacios peleó una pelota por derecha, le quedó a Molina Lucero, éste mandó el centro y encontró a Bentancur, solo en el punto del penal, para que el uruguayo marque el 1 a 0.

Entonado, Boca siguió firme en ataque, no dejó reaccionar a los rosarinos y amplió la diferencia en el marcador apenas cuatro minutos más tarde.

Fabricio Formiliano derribó a Tevez entrando al área, por la izquierda del ataque, el propio "Carlitos" ejecutó el tiro libre y logró el 2 a 0 con un remate que ingresó casi por el medio del arco, sorprendiendo a un dubitativo Unsain.

Boca era vertical, profundo e incisivo, mientras que la visita era todo lo contrario: dudaba en la salida, se mostraba débil en defensa e inofensivo en ataque.

A los 10 minutos Boca anotó un tercer gol, pero el árbitro Fernando Espinoza no lo convalidó a instancias del asistente Iván Núñez, pese a que Sebastián Palacios estaba en posición lícita cuando convirtió, tras un gran pase de Tevez.

Los minutos pasaban y el trámite no se modificaba. Newell´s por momentos tenía la pelota, pero sus ataques se diluían en tres cuartos de cancha, con el agravante de que sus futbolistas no regresaban bien y las contras de Boca amenazaban con ampliar la diferencia.

En 18 minutos lo tuvo Tevez, pero su remate final salió débil, a las manos de Unsain, mientras que a los 31 una carambola casi termina en gol, cuando Cáceres quiso despejar y la pelota pegó en la cara de Loderio y pasó rozando el travesaño.

El tercer gol, que estaba al caer, llegó a los 36 minutos: Tevez ejecutó un tiro de esquina desde la derecha, Silva apareció solo en el segundo palo, su remate se desvió en un rival y cayó en la cabeza de Insaurralde, quien la mandó al fondo de la red y no lo gritó por su pasado en Newell´s.

En la última jugada del primer tiempo Tevez sacó del partido al arquero Unsain en una acción desafortunada, ya que el delantero quiso esquivarlo y le pegó con su rodilla izquierda en el rostro.

Ya en el complemento, Boca pareció bajar el ritmo y Newell´s jugó más tiempo en campo rival, logrando descontar a los 11 minutos por intermedio de Maxi Rodríguez, tras una buena jugada individual de Lucas Boyé.

Sin embargo, el gol de la "Fiera" Rodríguez no fue el inicio de la recuperación visitante y casi de inmediato Boca retomó la iniciativa, aunque sin el ritmo arrollador de la primera etapa.

De todos modos, a Boca le alcanzaba y sobraba para hacer tambalear al fondo visitante. Así fue que el tucumano Palacios estuvo cerca dos veces, hasta que en la tercera anotó el cuarto gol local, luego de una gran jugada de Tevez, que llegó al fondo por izquierda y lo dejó solo de cara al arco.

En los últimos minutos, Newell´s se acercó con algunos centros, pero no estuvo certero para acertar un cabezazo que achique la diferencia en el marcador.