Atacada por una yarará: "Se le veían los dos agujeros de la mordedura"

Así lo contó el padre de la nena que fue mordida por una yarará. "Sangraba mucho", manifestó. Olivia está fuera de peligro. CUBA tomó medidas preventivas.
Lunes 22 de febrero de 2016
Olivia, de 12 años, fue mordida por una yarará cuando tomaba sol en un club del barrio porteño de Núñez, y si bien se trata de una serpiente venenosa, la menor recibió de inmediato las curaciones del caso y se encuentra fuera de peligro.

"Sangraba mucho y se le veían los dos agujeros de la mordedura sobre el empeine". Yendo a toda velocidad se dieron cuenta que no tenían idea de donde se ubicaba el Muñiz y en la desesperación interceptaron a una camioneta de la gendarmería para que les indicara hacia donde ir pero "ellos tampoco tenían idea y no nos pudieron ayudar", dijo Diego Rodríguez, padre de la nena.

El hecho ocurrió el sábado a la tarde -aunque recién trascendió este lunes- en la sede náutica del Club Universitario de Buenos Aires (CUBA), ubicado en un predio lindero al Río de la Plata, que se encuentra cubierto por camalotes llegados desde el Litoral como consecuencia de las inundaciones.

Aparentemente, la menor -identificada como Olivia Rodríguez- movió una reposera a orillas del río donde pretendía tomar sol y leer un libro.

En ese contexto, la niña fue atacada por la serpiente, que la mordió en un pie. De inmediato, la chica fue asistida por personal médico del club que le aplicó una dosis de corticoides y luego la trasladaron al Hospital Muñiz, único capacitado para tratar este tipo de episodios.

Voceros del centro asistencial confirmaron que la niña recibió las curaciones del caso y está fuera de peligro, ya que el animal no llegó a inocularle el veneno.

Según indicaron los especialistas la serpiente no introdujo el veneno: sólo atacó para defenderse dado que se habría considerado amenazada por la chica cuando movió la reposera.

Además, aseguraron que es poco frecuente este tipo de agresiones desde la zona de Tigre hasta La Plata, aunque aclararon que con la llegada de los camalotes por las inundaciones en el Litoral, la situación puede cambiar.

"El accidente ocurrió y teníamos un protocolo previsto. Cuando sucede hay que tomar precauciones. Las tuvimos", afirmó el presidente de la comisión directiva del club, Marcelo Perri.

Por su parte, Diego Rodríguez, padre de la chica les agradeció a través de la red social Facebook a los médicos que atendieron a su hija y a las autoridades del CUBA.

"Olivia está muy bien, por suerte. El club se portó muy bien: siguió el protocolo para estos casos. Consiste en aplicar un Dúo Decadrón y derivar urgente al hospital Muñiz", indicó el hombre.

Según explicó Rodrigue, a su hija le hicieron una prueba de coagulación (coagulograma), con resultado normal.

"Nos confirmaron que era una yarará la que la había mordido, pero no llegó (o no quiso) inyectarle el veneno, por lo que no hizo falta aplicar el suero antiofídico. Es importante saber que el suero está sólo en el Muñiz y que hay seis horas de tiempo para aplicarlo con éxito. Por suerte (Olivia) ya está bien y todo fue un susto espantoso", enfatizó.