Asexuales y arrománticos, otra forma de amar

Martes 23 de febrero de 2016

La asexualidad es carecer de atracción sexual hacia otra persona, simple y llanamente. Este nuevo concepto, nuevo porque se está descubriendo ahora, tiende a confundirse con ser impotente en el caso de los hombres y frígida en el de las mujeres. Tampoco tiene nada que ver con el celibato.



Cada persona es diferente y si hablamos de sexo más todavía. Si hay homosexuales, heterosexuales y bisexuales, ¿por qué no puede haber asexuales? La terapeuta sexual y de pareja Francisca Molero piensa que nuestra sociedad se considera más libre sexualmente de lo que realmente es. "Es una respuesta a una sociedad hipersexualizada. Hemos pasado de una sociedad puritana a lo opuesto sin un aprendizaje previo. La educación sexual está basada en los riesgos que puede conllevar, no en los beneficios, por eso es normal que surjan estos movimientos".



Considerado por algunos como la cuarta orientación sexual, puede que suene raro o desconocido, pero se estima que entre el 1% y el 3% de la población mundial lo es. En otras sociedades como la japonesa, aproximadamente el 70% no practica sexo, no por este motivo, sino por cultura y forma de vida, y no se ve tan raro.

.

Los asexuales pueden enamorarse o no, como todos. Pero sí es cierto que sus relaciones con los sexuales son algo más complicadas. Aparte de los problemas habituales, el tema del sexo resulta un inconveniente a la hora de encontrar pareja. En algunos casos se establecen acuerdos: "Hay parejas entre asexuales y alosexuales que acuerdan tener sexo de vez en cuando, otras en las que la parte sexual no es importante e incluso en las que optan por una relación muy abierta", explica.