Cinco tips para evitar la depresión post-vacaciones

Martes 23 de febrero de 2016
La vuelta de las vacaciones suele ser un momento duro para nuestro ánimo. Aunque estemos a gusto con nuestro trabajo y consideremos a nuestros compañeros como amigos, cuesta adaptarse a la rutina y sobre todo, comenzar una nueva cuenta regresiva para poder disfrutar de un merecido descanso.

Muchas personas sufren lo que los psicólogos consideran una depresión post-vacacional, con síntomas muy parecidos a los de una depresión habitual. Abatimiento, apatía, insomnio, irritabilidad e incluso, problemas para relacionarse con los demás son algunos de los principales indicios de poseerla.

Lo que se recomienda es no amargarse y tratar de realizar un regreso paulatino. ¿Cómo? Por ejemplo, intentando ir adaptándonos poco a poco a las actividades elegidas, acomodar los horarios de descanso, acostándonos temprano y levantándonos con tiempo para que nuestro cuerpo se adapte al reloj de forma más sencilla.

Ponernos metas: Debemos pensar que la vuelta al trabajo no solo implica cosas negativas, sino también positivas. Podemos tomarnos este regreso como una ocasión para ponernos metas laborales a mediano plazo.

Organizarnos: Tampoco debemos agobiarnos ni intentar estar al día de todo en la primera jornada. Hacer listas de tareas, dividirlas según su prioridad e implicación temporal nos ayudará a realizar el trabajo de mejor manera.

Buscar un nuevo hobby: Para estar de buen humor podemos ponernos objetivos personales, como por ejemplo empezar ir al gimnasio, aprender algún idioma, comenzar un hobby. En este punto es muy importante establecer la meta y el camino para conseguirla.

Hacer planes fuera de la oficina: Que hayamos acabado con las vacaciones no significa que se terminó la diversión. Podemos aprovechar para hacer planes entretenidos al salir del trabajo, como salir con amigos o hacer turismo por nuestra propia ciudad.

Aprovechar los fines de semana: Los fines de semana pueden convertirse en oportunidades para hacer pequeñas escapadas y disfrutar del tiempo libre. Esto nos ayudará a comprender que cada día tenemos ocasión de pasarla bien y ser felices, no solo en vacaciones.