Rafecas declara incompetencia para intervenir en caso Hotesur

Declinó la investigación en manos de su colega Julián Ercolini, al entender que se trata de parte de los mismos hechos que se investigan en la causa por "asociación ilícita” del magistrado.
Miércoles 24 de febrero de 2016
El juez federal Daniel Rafecas se declaró hoy incompetente en un tramo de la causa Hotesur, aunque dispuso una pericia contable por el alquiler de habitaciones del Alto Calafate, propiedad de la familia Kirchner, por parte de Aerolíneas Argentinas.

Rafecas se declaró incompetente y declinó la investigación en manos de su colega Julián Ercolini, al entender que se trata de parte de los mismos hechos que se investigan en la causa que, por "asociación ilícita", se inició por una denuncia de la diputada Elisa Carrió en 2008 contra Néstor Kirchner, Lázaro Báez y Cristóbal López, entre otros.

En esa denuncia, ampliada en 2009 y 2010, se hicieron expresas referencias a presuntas prácticas de lavado de activos a través de las firmas "Hotesur" y "Los Sauces", propiedad del matrimonio Kirchner.

Respecto al tramo de Aerolíneas Argentinas, Rafecas dispuso avanzar en la causa al disponer una pericia contable por parte de los peritos de la Corte Suprema, para determinar cantidad y montos por el alquiler de habitaciones en el hotel "Alto Calafate", propiedad de la familia Kirchner, pagados por la empresa estatizada entre 2007 y 2015.

En una resolución de cien páginas, Rafecas dio cumplimiento a lo ordenado por la Cámara Federal en la causa, de establecer cuáles son los hechos que se investigan y de resolver en
consecuencia.

Así, el magistrado concluyó que tres son los hechos que se investigan: en primer lugar, "irregularidades en la tramitación del legajo societario de la firma Hotesur en la Inspección General de Justicia", en segundo "una presunta trama de vínculos comerciales y mutuos beneficios económicos entre el matrimonio Kirchner y los empresarios Lázaro Báez, Cristóbal López y Juan Carlos Relats, que abarca negocios hoteleros y sociedades.

En tercero, Rafecas se refirió a las "inconsistencias varias en las declaraciones juradas patrimoniales de Cristina Fernández de Kirchner correspondientes a los años 2011-2013".

Con relación al segundo punto, el juez entendió que los hechos materia de investigación forman parte de otra causa previa que tramita en el Juzgado Federal 10 a cargo de Ercolini y que fue objeto de al menos otras cuatro denuncias penales más presentadas por el bloque de la Coalición Cívica durante 2009 y 2010, las que fueron impulsadas e incorporadas como nuevos hechos a investigar por el fiscal de la causa, Gerardo Pollicita.

En tal sentido, sostuvo Rafecas que "Hay una notoria y evidente identidad en las personas que se encuentran denunciadas en una y otra causa", de un lado, los empresarios Lázaro Báez, Juan Carlos Relats y Cristóbal López; y del otro, al menos, Néstor y Cristina Kirchner.

"Además aparecen mencionados y señalados con distintos niveles de compromiso con los sucesos, en ambos casos, personas como Osvaldo Sanfelice y ´la hija de Alicia Kirchner´, es decir, Romina Mercado, destacándoselos como personas que aparecen teniendo vínculos tanto con algunos de los empresarios implicados (Lázaro Báez, Cristóbal López), como con el que fuera matrimonio presidencial y con su hijo Máximo Kirchner", agregó.

El juez sostuvo que lo mismo ocurre si se pone el lente "en torno de las empresas y firmas societarias denunciadas y el rol cumplido por éstas, y que fueran requeridas en una y otra causa".

Al respecto, señaló que ello se da no sólo con las firmas adjudicatarias de obras públicas y concesiones estatales desde las cuales habrían partido presuntamente los flujos dinerarios destinados a los Kirchner ("JCR S.A." de Relats; "Austral", "Alucom Austral", "Badial" y "Kank y Costilla" de Báez y "M&S S.A." de López) sino también las sociedades denunciadas como presuntamente creadas o adquiridas al efecto y destinatarias de dichos flujos monetarios ("Hotesur S.A.", "Co-Ma S.A." y "Los Sauces S.A."), así como también la mención de algunos de los hoteles adquiridos e involucrados en la maniobra ("Alto Calafate" y "Los Sauces").