Fondo buitre pidió postergar audiencia con la Argentina

El 1 de marzo, el juez Griesa tiene que tomar una decisión sobre la oferta que presentó la Casa Rosada para saldar la deuda con los bonistas que no ingresaron a los canjes de 2005 y 2010.
Viernes 26 de febrero de 2016

Uno de los fondos buitre que mantiene una disputa judicial con la Argentina, solicitó al juez de Nueva York Thomas Griesa que postergue la audiencia que convocó para el martes próximo.

Ese día, el magistrado podría tomar una decisión sobre la oferta que presentó la Casa Rosada para saldar la deuda con los bonistas que no ingresaron a los canjes de 2005 y 2010, e iniciaron juicio al país.

"Se pide respetuosamente que la corte retire la agenda y emita una nueva agenda que provea a las partes con tiempo para oponerse al pedido de Argentina", señaló el abogado del fondo NML Capital, Robert Cohen.

El primero de marzo, Griesa convocó a las partes a su despacho de Nueva Yolk para conocer la posición de los acreedores sobre las condiciones impuestas al país por el magistrado para levantar el embargo.

El encuentro se llevará a cabo un día después del vencimiento del plazo para que los bonistas contesten si aceptan o no la oferta de pago de la Argentina, estipulado para el 29 defebrero.

Los fondos NML Capital y Aurelius anunciaron que tienen un principio acuerdo económico con la Argentina por cerca de 5.000 millones de dólares.

Hace una semana, Griesa anunció que removería sus ordenes contra la Argentina bajo dos condiciones: que el país anule sus legislaciones que impiden un acuerdo y pague a los acreedores que hayan aceptado su oferta hasta el 29 de febrero.

A principios de este mes, el Gobierno presentó una oferta para abonar 6.500 millones de dólares a los buitres, con el objetivo de poner fin al largo litigio judicial con esos bonistas.

Según el Gobierno, hasta el momento, un tercio de los fondos especulativos ya accedieron a un acuerdo con la Argentina.

Pero en las últimas horas, el ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso de Prat Gay, aseguró que, por ahora, el país va por "buen camino", aunque todavía no es para "cantar victoria".