Taxi acribillado a tiros: ¿Fue un ajuste de cuentas?

Recibió 14 disparos. Hay un muerto y dos heridos. El vehículo quedó abandonado en la esquina de Chiclana y Castro Barros. Investigan si fue un ataque de sicarios. Vecinos aseguran haber esuchado 30 balazos.
Domingo 28 de febrero de 2016

Un hombre murió, otro fue herido gravemente y un tercero fue lesionado por un ataque a balazos perpetrado por desconocidos contra un taxi en el barrio porteño de Boedo.

Así lo informaron fuentes policiales, al señalar que dos hombres de nacionalidad peruana tomaron anoche un taxi en la zona de Abasto y cuando pararon en el semáforo que está en la intersección de Chiclana y Castro Barros, fueron interceptados por otro auto del que se bajaron "dos o tres personas".

Los atacantes exhibieron sus armas y dispararon a mansalva, ya que "se recogieron 25 casquillos" de bala en el lugar.

A raíz de la balacera, "uno de los pasajeros falleció" y el otro está internado en el hospital José Penna "en estado grave", mientras que el taxista recibió "un impacto de bala en el brazo" y ya fue dado de alta, añadieron los informantes.

"Fue una balacera terrible. No sabía de dónde venían las balas", contó un hombre que fue testigo del ataque.

Algunos vecinos confundieron los tiros con el ruido por el clásico deportivo que disputaron ayer Huracán y San Lorenzo de Almagro a pocas cuadras del lugar.

"El taxista se salvó de milagro", reconoció el hombre que, afirmó, se escucharon "más de 40 disparos".

El taxi que fue baleado, que fue identificado con el número 7707, tenía al menos 14 marcas de bala en la carrocería y en el parabrisas.

La policía investiga cuál pudo ser el motivo del ataque y si el mismo estuvo vinculado con el partido de fútbol, ya que un testigos precisó al medio televisivo que uno de los implicados en el hecho habría llevado puesta "la camiseta de San Lorenzo".