Hay al menos siete tipos de orgasmos femeninos

Martes 1 de marzo de 2016
¿Cómo se siente un orgasmo? La respuesta es complicada, si no imposible: por lo que sabemos, no hay un orgasmo igual a otro.

Para las mujeres, el clítoris sigue siendo el principal protagonista.Este órgano es el centro de placer femenino por excelencia y la parte del cuerpo con mayor concentración de terminaciones nerviosas.

El orgasmo se produce después de suficiente estímulo y excitación, lo que provoca en el cerebro la descarga de neurotransmisores encargada de contraer los músculos del suelo pélvico, útero y vagina. Es el primer tipo de orgasmo. Pasemos a los demás:

Por estimulación del punto G
Es un pequeño eje del área genital que se localiza internamente detrás del pubis y alrededor de la uretra. Se puede palpar mediante la introducción de dedos: su tacto es rugoso y, al ser estimulado, provoca una sensación intensa.

Descubriendo otros puntos
Resulta que el G no es el único punto alfabético sensible de la vagina. Existe un punto A, localizado en la pared anterior, entre el punto G y el cuello del útero. El punto U está situado entre el clítoris y la entrada de la vagina. Se puede estimular con los dedos o con la lengua.

Por caricias en el pecho
Según el artículo publicado en la revista Science of relationships, algunas mujeres afirman ser capaces de llegar al clímax solo mediante las caricias en sus pechos y pezones. Los investigadores señalaron que estimular el pezón activa en algunas mujeres la misma zona del cerebro que el clítoris, la vagina y el cuello uterino.

Por donde no se nombra
La búsqueda del placer aún esconde algunos tabús, como el sexo anal.

Solo con un beso
Tendemos a buscar el placer siempre entre las piernas, pero a veces llega con algo tan simple como un beso. Un beso apasionado tiene la capacidad de provocar una excitación intensa en los órganos íntimos.

Con el poder de la mente
Nuestra piel está plagada de zonas erógenas, ¿pero es imprescindible el cuerpo para alcanzar el preciado orgasmo? Podemos llegar solo con la mente. En los estudios realizados, hombres y mujeres presentan todas las señales físicas asociadas al clímax como la lubricación, la erección o las contracciones.