Dengue: ocho infectados en una sola cuadra

Los vecinos de la calle Monasterio, entre Aristóbulo del Valle y las vías del ferrocarril, están en alerta por la llegada del virus al barrio. El municipio fumigó la zona.
Martes 1 de marzo de 2016
En una sola cuadra de Vicente López al menos ocho personas se contagiaron de dengue y en las últimas horas personal municipal tomó muestras con larvas de las piletas de algunas de las casas y les explicó a los vecinos qué hacer con los recipientes al aire libre.

Los vecinos de las casas bajas de Monasterio, entre Aristóbulo del Valle y las vías del ferrocarril, en Vicente López, estaban el lunes inquietos por la llegada del virus a la cuadra.

Otros, a pocos metros, no salían de su asombro, por la mañana, habían visto un operativo de fumigación y policías en esas casas, pero no sabían nada más.

El personal municipal tomó muestras con larvas de las piletas de algunas casas y les explicó a los vecinos qué hacer con los recipientes al aire libre y también les entregaron turnos para análisis en el hospital.

"Nos encontramos con muchas personas con síntomas sospechosos, otras que están internadas y otras que están siendo atendidas", dijo a La Nación la directora de Epidemiología local, Gabriela
Miranda.

Miranda recorrió el lunes la calle Monasterio y se encontró con cuatro casos confirmados, cinco que están en estudio y otros cuatros que recibieron un resultado positivo para el análisis de dengue, pero no estaban en sus viviendas en el momento de la visita.

"La mayoría se atendió en un centro privado de la ciudad de Buenos Aires y no nos había llegado el aviso de estos casos. Algo sucedió en el proceso de notificación que impidió que nos dieran aviso y pudiéramos activar el protocolo para ir al domicilio a fumigar y hacerlo a la redonda", explicó la funcionaria.

Una vez en el lugar, el panorama, según dijo, no era el mejor para prevenir se disemine el dengue.

"Fumigamos casa por casa, donde nos dejaron entrar. Pero vimos una zona con bastante basura acumulada y elementos que juntaban agua en los jardines", detalló Miranda.

“Nos llamó la atención que los vecinos estaban conscientes de qué es el dengue y cómo prevenirlo, pero no se daban cuenta de que ellos tenían, por ejemplo, piscinas en desuso o con agua sin tratar, o recipientes con agua acumulada", agregó.

Los vecinos presenciaron cómo el personal municipal, acompañado por Juan Carlos Pérez, encargado de seguridad de la cuadra, se retiraba de algunas viviendas con muestras de agua con larvas. Con eso determinarán si se trata de crías del mosquito Aedes aegypti, vector del dengue.

Según lo que se pudo reconstruir en la cuadra, el primer caso fue el de Pablo Navajas. En la puerta de su casa con paredes color amarillo, contó que estuvo internado cuatro días en el Sanatorio Mater Dei.

Comenzó con fiebre alta el domingo 14 del mes pasado, consultó y los estudios confirmaron dengue. Un amigo de Posadas, Misiones, que estaba de visita en su casa, también comenzó con los síntomas al regresar a su casa.

"Vengo fumigando por mi cuenta una vez por semana. Acá, por la zona, hay muchos mosquitos. Es imposible que no los haya visto", dijo.

Su casa comparte medianera con la de Marta Chantada, de 77 años. Ella no les permitió la entrada a los fumigadores."No me gustó la actitud que tuvieron", dijo. Y los vecinos estaban molestos por eso.

En las casas lindantes a la de Marta, donde termina Monasterio, hay dos de los ocho casos de dengue en la cuadra. En su vivienda, con enredaderas y árboles sin cuidar, ella acumula basura. Tiene dos autos abandonados repletos de cartones, diarios y un sinfín de elementos con polvo que habla de su antigüedad en el lugar.