Macri trazó un oscuro panorama de la herencia económica

Destacó que todavía hay "chicos que mueren de hambre". Aseguró que su tarea será llevar el déficit fiscal a cero al final del mandato en 2019.
Martes 1 de marzo de 2016
El presidente Mauricio Macri trazó hoy un oscuro panorama económico actual heredado del kirchnerismo, en el que todavía hay "chicos que mueren de hambre" en la Argentina, pero llamó a "no deprimirse" sino a tomar conciencia del desafío que hay por delante.

"Estamos mal y debemos decirlo", dijo al iniciar un discurso de una hora ante la Asamblea Legislativa que dio inicio al período de sesiones ordinarias en el Congreso, con una primera gran prueba para Cambiemos: derogar leyes que impiden terminar de pagar la deuda en default tras acordar con los fondos buitre.

Criticó la desaparición de los superávits gemelos de los que hace 13 años hablaba el presidente Néstor Kirchner también en una Asamblea Legislativa e indicó que su tarea ahora es llevar el déficit fiscal (que está en 7% del PBI) a cero al final del mandato en 2019.

"Encontramos un Estado con dificultades para resolver sus principales responsabilidades. Más recursos no permitieron reducir los problemas estructurales de pobreza", señaló y apuntó que la inflación fue de 700% en los últimos años producto de una "descontrolada emisión monetaria".

"No podemos tolerar que en un país como el nuestro, con tanta riqueza, todavía mueran chicos por hambre", sentenció.

Defendió las medidas tomadas en los primeros dos meses y medio de gestión, como la eliminación de retenciones agrícolas, industriales y mineras, la suba del 160% del mínimo no imponible del impuesto a las Ganancias y el sinceramiento de las tarifas energéticas.

El jefe de Estado dijo que muchas de las medidas que fue aplicando desde que llegó a la Casa Rosada surgieron de escuchar los reclamos de los diversos sectores económicos durante su campaña electoral en 2015.

Dijo que la modificación de Ganancias es para que "dejen de pagar quienes no corresponde que lo hagan y precisó que el 75% de los contribuyentes afectados verán una mejora en sus bolsillos de entre 9 y el 22%, mientras que "el complemento imprescindible de las escalas deberá ser tratado por el Congreso lo antes posible".

El Presidente reconoció que la suba de tarifas eléctricas -que alcanzó al 600%- "afectó a muchos", pero defendió la medida al indicar que lo guiaron los "principios de equidad y sostenibilidad".

Además, destacó que se "igualó" las boletas del área metropolitana con respecto a otras regiones del país y que se creó una "tarifa social para quienes realmente necesitan del apoyo del Estado".

Según dijo, el Estado "fue obstáculo en vez de ser estimulo y sostén" para la economía durante los doce años de gestión kirchnerista, que dejó alrededor de 1,2 millones de desempleados y 3,8 millones de personas que trabajan en negro.

Dijo que el diagnóstico realizado por el gobierno tiene "una enorme coincidencia" con lo que le plantearon los sindicalistas cuando se reunieron con él, al tiempo que les pidió que aporten su experiencia en esta tarea de "sacar al país adelante".

Pero aclaró que este diagnóstico no debe servir a los argentinos para deprimirse ni enojarse, sino para tomar conciencia de la magnitud del desafío que tienen por delante para reactivar la economía.

"A todos nos gustaría ir más rápido, pero tenemos que ser muy responsables sobre el estado de fragilidad en que recibimos nuestra economía", dijo y aclaró que los argentinos "somos mejores que la vida que llevamos. Juntos, podemos superar cada uno de estos problemas".

Se quejó de que el Gobierno de Cristina Kirchner haya dejado a la Argentina en el puesto 106 entre 142 países en el Índice de Competitividad Global del Foro Económico Mundial, con "el 29% de la población en situación de pobreza y el 6% en indigencia", según estimaciones del Observatorio Social de la Universidad Católica Argentina (UCA).

También reflexionó sobre la necesidad de reconstruir las estadísticas públicas que produce el INDEC, dado que la Argentina viene de "años en los que el Estado ha mentido sistemáticamente. Se ocultó información, faltan documentos, no hay estadísticas".