Huracán se hizo fuerte y le ganó a Peñarol de visitante

El “Globo” se impuso por 1 a 0 y demostró que está vivo en el Grupo 4 de la Copa.
Miércoles 2 de marzo de 2016
A pesar de tener varios titulares fuera del campo de juego, Huracán se hizo fuerte y le ganó 1 a 0 a Peñarol en el estadio Centenario de Montevideo, por la segunda fecha del Grupo 4 de la Copa Libertadores.

El único gol lo convirtió Alejandro Romero Gamarra, a los 7 minutos del primer tiempo, con un muy buen remate desde afuera del área que se coló en el ángulo derecho del arquero Guruceaga.

De esta manera, el "Globo" se volvió a meter en la pelea tras haber debutado con una derrota frente a Atlético Nacional.

Huracán jugó un muy buen primer tiempo, manejó casi siempre las acciones y hasta pudo haber sacado una mayor diferencia.

En el complemento, se defendió ordenadamente y no padeció los embates de un Peñarol que careció de ideas y en las pocas que tuvo se encontró con un seguro Marcos Díaz.

Si se toma como parámetro el equipo ideal que suele poner Eduardo Domínguez en cancha, la ausencia de sus dos centrales, el accidentado Toranzo, Matías Fritzler, Daniel Montenegro y Ramón Ábila (éstos dos últimos ingresaron en el complemento), podría haber resentido la estructura del equipo, pero eso casi nunca se evidenció.

Es cierto que Huracán tuvo la fortuna de poder abrir el marcador de entrada a través de Romero Gamarra luego de un mal pase de Tomás Costa, que dejó a Peñarol mal parado.

Con el marcador en contra, el conjunto uruguayo se sintió herido en su orgullo y, con más corazón que recursos, fue al frente para tratar de alcanzar el empate.

Sin embargo, su único argumento fueron las mandadas de Nahitan Nandez, que tuvo dos ocasiones para marcar, ambas bien resueltas por Marcos Díaz.

Luego del temporal, llegó la calma para el "Globo" que volvió a dominar la pelota y a manejar los tiempos del partido.

Incluso, tuvo varias ocasiones para aumentar el marcador gracias a la velocidad de sus hombres para contragolpear y a las ventajas que otorgaba el adversario.

En tan sólo diez minutos, Huracán tuvo cuatro chances claras: en dos de ellas Guruceaga le tapó el gol al Espinoza y Miralles, en otra Chacana definió ancho y en la restante, San Román estrelló un tiro en el travesaño.

En el complemento, el "Polilla" Da Silva intentó que su equipo fueron más profundo, pero sin lugar a dudas equivocó la fórmula.

Colocó a Cristian Palacios (delantero) por Maxi Rodríguez (mediocampista), pero como el traslado del balón siguió siendo desprolijo, amontó gente en ataque pero sin abrir el campo se hizo previsible.

Encima, en las pocas chances que tuvo se encontró con un sensacional Marcos Díaz, que tuvo dos intervenciones claves ante el colombiano Murillo y Forlán.

Con cuatro delanteros ya en cancha, Peñarol se volcó decididamente en ataque pero lo único que hizo fue chocar ante una defensa segura que tuvo en San Román y Risso a sus puntos más altos.

De hecho, en un contragolpe cuando estaba por terminar el juego, el "Globo" pudo haber aumentado la cuenta tras un muy buen centro de Carlos Araujo que Ramón Ábila definió al travesaño.