Entre 2010 y 2014 se disparó la venta de droga en el país

Casi la mitad de los hogares argentinos sabe dónde se venden estupefacientes. Tres de cada diez, presenciaron una compraventa de sustancias ilegales. Barrios carenciados, los más afectados.
Miércoles 2 de marzo de 2016
La venta de drogas en Argentina aumentó un 15 % entre 2010 y 2014, afectando especialmente las zonas más humildes de la periferia de la capital, según un informe de la Universidad Católica (UCA) presentado hoy.

El Barómetro del Narcotráfico y las Adicciones en Argentina, elaborado por el Observatorio de la Deuda Social Argentina de la UCA, extrae estas conclusiones a partir de encuestas a hogares sobre el nivel de percepción de la venta de drogas que se da en su entorno.

Según el estudio, un 45 % de los hogares argentinos encuestados observó la existencia de intercambios o puntos de venta estables de sustancias estupefacientes en 2014, una cifra que contrasta con la contabilizada en 2010, cuando un 30 % de familias reconoció haber presenciado este tipo de negocios ilícitos.

Agustín Salvia, investigador jefe del Observatorio de la Deuda Social Argentina, afirmó hoy en una rueda de prensa de la presentación del informe que la penetración del tráfico y consumo de drogas está muy relacionada con el aumento del desempleo o de los subempleos.

Salvia calificó de "pandemia" lo que está ocurriendo sobre todo en la periferia de la capital, donde el impacto de la droga se ha disparado en las zonas más vulnerables y se ha extendido además a sectores de un nivel social no tan bajo.

Concretamente, el estudio, que agrupa por una lado la suma de los datos del bienio 2010-2011 y por otro el acumulado entre 2013 y 2014, concluye que la percepción del narcotráfico en la zona pasó del 33 % al 46 % entre esos dos periodos de tiempo.

Según Salvia, la pobreza en la periferia de la capital puede ser una de las razones que explican el incremento.

La presencia del narcotráfico aumentó de forma similar también en el resto de ciudades importantes de las zonas de interior en Argentina, mientras que en la ciudad de Buenos Aires o en grandes áreas metropolitanas del país, como Rosario o Córdoba, subió un 5 %.

"No se puede separar la problemática del consumo de drogas con la del narcotráfico", precisó Salvia, para quien la lucha contra el narcotráfico se debe afrontar de forma "integral", debido a la gran correlación que existe, según los datos del informe, entre violencia, consumo y tráfico.

Tanto para Salvia como para el monseñor Víctor Manuel Fernández, rector de la UCA, quien también estuvo presente en la rueda de prensa, la solución no pasa por "acciones represivas" sino por una política de estado que se centre en la prevención y, sobre todo, en la creación de empleo.