Bonistas argentinos apelarán la orden del juez Griesa

Señalaron que se sienten discriminados por la decisión del magistrado de permitirle al Gobierno salir del default técnico. “Es ridículo que la Argentina no quiera arreglar con los bonistas particulares”, dicen.
Jueves 3 de marzo de 2016
Bonistas argentinos advirtieron que apelarán la orden de ayer del juez federal de Nueva York, Thomas Griesa, que habilitó a la Argentina a salir del default técnico.

Así lo anticipó el directivo de la Asociación de Damnificados por el Default y la Devaluación (Adapd), Horacio Vázquez, quien indicó que "el Gobierno está planteando una propuesta sin haber hablado con los que tenían que entrar".

Estos acreedores son representados en Estados Unidos por el abogado Marc Spencer, quien aseguró en una carta la semana pasada que representaba demandas por títulos en default por US$ 832 millones.

El "grupo Varela", que ganó el caso del pari passu con los fondos buitre, tiene cerca de un millón de dólares. Spencer se quejó en ese mensaje de haber sido discriminado por el mediador designado por Griesa, Dan Pollack, en las negociaciones desarrolladas en Nueva York entre el Gobierno y los inversores.

"Esto se va a apelar porque Griesa borró con el codo lo que hizo con la mano. Igualmente, más allá de todas las apelaciones que se hagan, queda claro que para un argentino no hay nada peor que otro argentino", señaló Vázquez.

El directivo de Adapd reiteró que "a diferencia de los fondos que compraron después del default, los argentinos compramos antes" del estallido de la convertibilidad.

Según el bonista, "es ridículo que la Argentina no quiera arreglar con los bonistas particulares, que todavía tienen deudas por US$ 2500 millones; eso llevará a que siga en default y con riesgos de embargo, aunque no existan las medidas cautelares".

A las causas que tiene Spencer, se suman los bonistas italianos representados por el abogado Anthony Constantini, que presentó una demanda en octubre del 2014 y no son parte de los acreedores de su país representados por Nicola Stock.

De todos modos, en el Gobierno confían en poder seguir negociando con ambos abogados para que terminen aceptando la propuesta argentina.