Lula da Silva salió libre tras declarar por cuatro horas

El ex presidente de Brasil fue llevado por oficiales al aeropuerto de Congonhas. Un portavoz dijo que el interrogatorio se cumplió en oficina policial. Luego se dirigió a un congreso de emergencia de su partido.
Viernes 4 de marzo de 2016
La policía brasileña llevó este viernes a declarar al poderoso ex presidente brasileño Luiz Inacio Lula da Silva y allanó su domicilio para investigar si es culpable de corrupción y lavado de dinero en el marco del fraude a Petrobras. Luego de tres horas, salió libre. Tras salir, se dirigió a un congreso de emergencia de su partido.

"Estamos analizando evidencias de que el ex presidente y su familia recibieron ventajas para conseguir acciones dentro del gobierno. Eso aún es una hipótesis", dijo a periodistas el fiscal Carlos Fernando dos Santos Lima, a cargo de la investigación.

El fiscal sostuvo que cerca de 30 millones de reales (unos 8 millones de dólares) fueron pagados a Lula, que gobernó Brasil de 2003 a 2010, en forma de donaciones u honorarios por conferencias por grandes constructoras acusadas de corrupción en Petrobras.

"Los favores son muchos y difíciles de cuantificar. Es más fácil cuantificar las obras en el tríplex y las obras en la finca", dijo en referencia a dos propiedades que la fiscalía sospecha fueron pagadas por constructoras en beneficio de Lula.

El fiscal precisó que las grandes constructoras involucradas en el fraude a la petrolera hicieron el 60% de las donaciones recibidas por el Instituto Lula del exmandatario, por un total de 20 millones de reales entre 2011 y 2014. Seis constructoras hicieron pagos de 10 millones de reales, que representan el 47% de los ingresos de la empresa LILS Palestras, propiedad de Lula.

Las empresas son Odebrecht, OAS, Camargo Correa, Queiroz Galvao, Andrade Gutierrez y UTC.

"No hay nadie exento de investigación en el país (...) Lula no tiene fueros privilegiados", aseguró Lima.