Sáenz: "Está claro que la muerte de Nisman fue un homicidio”

El fiscal general ante la Cámara del Crimen advirtió que "se pueden abrir algunas puntas sobre a quién le convenía la muerte" aunque afirmó que no sabe "si la causa va a avanzar rápido".
Sábado 5 de marzo de 2016
El fiscal general ante la Cámara del Crimen, Ricardo Sáenz, insistió en que "está claro" que el deceso de su colega federal Alberto Nisman "fue un homicidio" y advirtió que "se pueden abrir algunas puntas sobre a quién le interesaba o convenía la muerte" del magistrado que investiga el atentado a la AMIA.

Sin embargo, Sáenz reconoció que "no" sabe si "se va a llegar a descubrir algún día quiénes fueron los autores materiales" de lo que él considera un homicidio.

El fiscal, quien la semana pasada adhirió a la hipótesis de la querella al dictaminar que Nisman no se suicidó por lo que la causa pasó a la Justicia federal, cuestionó que "no podemos estar discutiendo 13 meses si algo es un suicidio porque, evidentemente, esto no lo es".

Cuestionado sobre si es un beneficio para la investigación su pase al fuero federal, dijo que no sabe si ahora la causa "va a avanzar más rápido" que cuando estaba en manos de la jueza porteña Fabiana Palmaghini y la fiscal Viviana Fein.

Más allá de las acusaciones del espía Antonio "Jaime" Stiuso sobre la actuación Fein, Sáenz consideró que a Nisman lo mataron en relación a su función" y aclaró que por eso respalda el cambio de fuero.

En contraposición a las declaraciones de Sáez, Fein rechazo, en declraciones a la prensa, la decisión de Palmaghini de enviar la causa a la Justicia federal, al advertir que no ve "ningún elemento objetivo, prueba objetiva, directa, precisa y certera" que le permita decir que estuvo "frente a un acto homicida, que justifique declinar la competencia".

Aunque insistió en que ella no va a apelar la medida, lamentó que la hayan apartado de la causa "justo cuando investigada a fuerzas de inteligencia" por un entrecruzamiento "llamativo" de llamadas entre espías horas antes que descubrieran el cuerpo del funcionario judicial.

En tanto, para Saéz "es una contradicción" que el traspaso de la causa a la Justicia federal dependa de la apelación del técnico informático Diego Lagormasino ya que sobre él "no hay ninguna imputación de que haya sido parte del homicidio, solo está imputado por la entrega del arma.

"Ahora apela en una decisión sobre si esto fue homicidio o suicidio. Seguimos en la ficción de no imputarlo en la hipótesis de la muerte, pero darle todos los derechos a que se mueva en el expediente", sentenció.

Ante la pregunta sobre si no es una "contradicción" que Palmaghini avance judicialmente contra la Fein por no haber incorporado la opinión sin pruebas de Stiuso sobre que la muerte de Nisman fue un crimen relacionado con el trabajo, manifestó que "en esta causa hay muchas personas que depusieron sobre sus impresiones".

En este sentido, Fein directamente negó que el ex agente haya dicho en su primera declaración que a Nisman lo asesinaron debido a cuestiones vinculadas a su investigación en la causa por la voladura de la AMIA.

Además, repasó que el día que el ex espía declaró estaba acompañado por su abogado Santiago Blanco Bermúdez, por lo que concluyó que "ninguno de los dos es un lego en la materia", entonces "de haber advertido una omisión se hubiera manifestado, y si hubiera hablado de homicidio, hubiera preguntado qué pruebas tiene".

Sáenz también reiteró que "está claro que esto es un homicidio", pero "no" sabe "si se va a llegar a descubrir algún día quiénes fueron los autores materiales" de la muerte.

"Se pueden abrir algunas puntas sobre a quién le interesaba la muerte, o a quien le convenía la muerte, lo que se conoce como los autores intelectuales", remató.