Le secuestraron el teléfono celular a Stiuso

Fue durante su declaración ante la jueza Palmaghini. El espía consultaba el dispositivo como ayuda memoria.
Sábado 5 de marzo de 2016
El lunes, avanzada la declaración judicial del ex director general de Operaciones de la ex Secretaría de Inteligencia Antonio "Jaime" Stiuso, la jueza que investiga la muerte del fiscal Alberto Nisman, Fabiana Palmaghini, decidió secuestrarle el celular que el ex funcionario consultaba a cada rato en medio de la extensa exposición que terminó a la madrugada del día siguiente.

El ex hombre fuerte de la ex SIDE, ahora llamada Agencia Federal de Investigaciones (AFI), estaba citado para las 10 pero llegó dos horas antes al Palacio de Justicia e ingresó por una puerta lateral para evadir la guardia periodística. Llevaba un bolso negro cargado de papeles y uno de los tantos celulares que tiene, que iba a usarlo como ayuda memoria.

Stiuso se retiró sin su celular del juzgado. La jueza Palmaghini se lo secuestró al ver que mucha de la información que aportaba sobre registros telefónicos y mensajes los miraba en su dispositivo. "Va a tener que dejar el aparato", le dijo Palmaghini cuando se aproximaba el fin de la declaración.

Si la causa pasa al fuero federal luego de la declaración de incompetencia de Palmaghini, lo que ocurrió horas después de la presentación de Stiuso, el nuevo juez tendrá el celular del ex agente para recabar información que puede ser de interés para la causa. Aunque se presume que un hombre del contraespionaje habrá tenido en cuenta la posibilidad de que su teléfono sea secuestrado, no se puede descartar que pese al tiempo ocurrido desde la aparición del cadáver de Nisman surja alguna línea a investigar desde allí.

Los testigos del episodio del celular, además de los funcionarios y empleados del tribunal, fueron la fiscal Fein y los abogados querellantes: Pablo Lanusse (por la madre y la hermana de Nisman, Sara Garfunkel y Sandra Nisman, respectivamente) y Juan Pablo Vigliero y Manuel Romero Victorica (en nombre de la jueza federal Sandra Arroyo Salgado, madre de las hijas de la víctima), además de Gabriel Palmeiro, defensor del ex asesor informático del fiscal y dueño del arma que mató a Nisman, Diego Lagomarsino.

Stiuso fue el principal colaborador de Nisman en la causa por el atentado contra la AMIA y la Justicia todavía no pudo determinar si éste fue víctima de un homicidio, si fue obligado a suicidarse o si se suicidó.