Consumidores libres: la canasta básica subió 8,06%

Así lo manifestó el titular de la organización, Héctor Polino. Las mediciones son sobre enero y febrero de este año. En 2015 fue de 4,08%.
Domingo 6 de marzo de 2016
El titular de la organización Consumidores Libres, Héctor Polino, advirtió hoy que sus mediciones sobre artículos de la canasta básica arrojaron un 8,06 por ciento de inflación desde el 1 de enero hasta el 28 de febrero, cuando el año pasado había sido del 4,08 por ciento, ante lo cual reclamó al gobierno que evite nuevos aumentos en los combustibles, ya que se trasladan a los precios.

En los últimos meses se ha producido un "fuerte aumento en todos los artículos, especialmente en la canasta de alimentos", advirtió Polino.

En ese sentido, detalló que su entidad realiza un "relevamiento de precios sobre 38 artículos en supermercados y negocios barriales" porteños, el último de los cuales arrojó aumentos en 26 productos, mientras seis bajaron el valor y otros seis se mantuvieron estables.

Ese estudio determinó "un promedio de aumento del 4,08 por ciento" en los productos de la canasta básica sólo en febrero, mientras en el mismo mes de 2015 había sido de 1,22 por ciento, recordó.

En tanto, desde el primer día del año hasta el 28 de febrero últimos los mismos artículos aumentaron el 8,06 por ciento, cuando el "acumulado del año anterior (en ese período) fue de 4,08 por ciento".

El dirigente consideró que para frenar la inflación el gobierno "no debe seguir autorizando aumentos en los combustibles".

Cuando en el mundo baja el precio del barril de petróleo, "en Argentina se autorizó en enero un aumento del 6 por ciento y ahora se acaba de autorizar un nuevo aumento del 8 por ciento", recordó.
Eso implica para el país, donde el transporte de carga se realiza con camiones, que el "precio del combustible incida en la estructura de costos de la canasta básica de alimentos en un promedio del 35 por ciento", aseguró.

La inflación, sostuvo, además, ha generado cambios en los hábitos de los consumidores, ya que muchos "pasaron de las primeras marcas a las segundas o terceras", mientras otros "dejaron de consumir con asiduidad" algunos productos a raíz de los últimos incrementos.