Crimen de las turistas: "Hubo ensañamiento"

Así lo afirmó el médico legista Javier Ureta Sáenz Peña, luego de ver el resultado de las autopsias de las dos turistas mendocinas asesinadas en Ecuador. Los resultados de la identificación de los cuerpos se conocerán en 15 días.
Martes 8 de marzo de 2016

Tras revisar la autopsia de las turistas argentinas asesinadas en Ecuador, uno de los peritos de la Policía Federal Argentina aseguró que "se puede afirmar que "hubo violencia y ensañamiento" por parte de los asesinos.

"Según las autopsias, uno de los cuerpos presentaba lesiones muy importantes a nivel de cráneo y otro lesiones en el cuello. Una lesión punzante que llegaba hasta la médula. Podemos afirmar que vimos un exceso importante, tal vez algún ensañamiento. Habría que ver en qué estado estaban los acusados en ese momento", sentenció el médico legista Javier Ureta Sáenz Peña.

Ureta Sáenz Peña explicó que el avanzado estado de putrefacción en el que llegaron los cadáveres a la morgue de Guayaquil están imposibilitaron su identificación. "Hay que tener en cuenta que fueron abandonados en un descampado, en una zona con mucho lodo y de matorrales intensos. Estuvieron expuestos a la intemperie, en un país cuya meteorología presenta temperaturas muy altas y humedad", precisó.

La conmoción de los familiares de María José Coni y Marina Menegazzo, quienes se encuentran en Ecuador desde la aparición de los cuerpos de las chicas, no los llevó a paralizarse, sino todo lo contrario: los allegados de las víctimas montaron toda una investigación paralela a la oficial con el objetivo de descubrir la verdad sobre lo ocurrido con las jóvenes.

Mientras que las versiones oficiales afirman que los responsables de los asesinatos ya se encuentran detenidos y confesaron, las familias de Marina y María José insisten en que las jóvenes fueron víctimas de alguna red de trata de personas, hipótesis que las autoridades ecuatorianas descartaron y negaron desde un principio.

Sin embargo, una semana después de la aparición de los cuerpos de las jóvenes mendocinas, el fiscal general de Ecuador, Galo Chiriboga, terminó reconociendo: "Es posible, aunque no tenemos elementos todavía (que las jóvenes hayan caído en una red de tráfico de personas)".